David Suárez y Francis Candil, en la rueda de prensa que dieron ayer en las Casas Consistoriales. / C7

CC-UxGC denuncia que las ayudas de emergencia tardan cuatro meses

Los concejales Candil y Suárez critican la falta de personal y la ausencia de gestión en temas como Limpieza, Contratación e ejecución de las inversiones públicas

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Los concejales de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria, Francis Candil y David Suárez, hicieron este lunes un repaso de la gestión del grupo de gobierno municipal (PSOE, Podemos y Nueva Canarias) en el último año. En su opinión, la falta de gestión demostrada, la ausencia de planificación y las carencias de personal han sido las causas de una debilidad administrativa que ha generado interrupciones en los servicios públicos, demoras en la respuesta asistencial a los más necesitados, judicialización de la política y nulos resultados en la creación de empleo.

El portavoz nacionalista, Francis Candil, denunció que hay más de doscientos contratos «prorrogados de manera irregular» y que no salen a concurso público. «Las consecuencias son los cortes de luz de Endesa, los recortes en el servicio de notificación por parte de Correos o el vertedero de El Lasso, que además de ser una barbaridad desde el punto de vista del tratamiento de los residuos, es la consecuencia de la incapacidad del Ayuntamiento para sacar un nuevo concurso», expuso el concejal de CC-UxGC.

OTROS ASUNTOS

  • Limpieza Francis Candil critica que la gestión de personal de este área «se hace en los juzgados»

  • Fondos El concejal aconsejó «dejar la improvisación porque no podemos permitirnos perder ni un solo euro»

  • Morosidad Dijo que el gobierno desconoce lo que debe a empresas y autónomos.

Respecto a la respuesta social ofrecida durante la pandemia, Candil denunció que se tarda «cuatro meses» en responder a la petición de las ayudas de emergencia, debido a la falta de personal. Y también criticó que se haya «dado la espalda» a organizaciones no gubernamentales al no garantizarles ayudas al transporte de la comida que recogen en el banco de alimentos y que distribuyen luego entre sus vecinos más necesitados. «Algunas no han podido repartir», dijo.

Otro asunto que apuntó como grave es el referido al bajo nivel de ejecución del capítulo de inversiones, que el año pasado solo llegó al 15% de un total de 66 millones de euros previstos para todo el ejercicio. «En la situación en que vivimos», expuso en relación a la crisis económica que se agravará este año como consecuencia de la pandemia del coronavirus, «esto se traduce en que el Ayuntamiento no es capaz de liderar la creación de empleo».

Considera que el tripartito ha fallado en su papel de motor económico de la ciudad, por lo que duda de que los planes de inversión de 1.200 millones de euros anunciados por el alcalde, Augusto Hidalgo, de los fondos europeos Next Generation puedan tomarse en serio. «No sabemos cómo van a gestionar esto si no han sabido gastar 66 millones», apuntó Candil.

El edil recordó que una mala gestión de los fondos externos, como ocurrió con el plan Zapatero en la crisis económica de 2008, puede acabar en ruinas, como la que presentan las escaleras mecánicas y ascensores de la ciudad, que siguen paradas; o la Casa de la Juventud, «en la que ahora se siguen buscando responsabilidades porque se hizo una gran chapuza».

Pro esto mismo, propuso la creación de una oficina de gestión de los recursos europeos y que se pida «el auxilio administrativo del Cabildo grancanario y del Gobierno autonómico».