Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 23 de junio
¿Carlista?, ¿nacionalista? El origen histórico de la cruz de Borgoña

¿Carlista?, ¿nacionalista? El origen histórico de la cruz de Borgoña

La enseña se vincula con el movimiento carlista, pero en sus inicios fue un símbolo del Imperio español

CANARIAS7

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 15 de febrero 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La presencia de una bandera con la cruz de Borgoña en una comisaría de Las Palmas de Gran Canaria ha generado un gran revuelo y la Policía Nacional investiga si se exhibía como «trofeo» incautado durante una manifestación o si tenía otro propósito. La polémica tiene su origen en la asociación de la cruz de Borgoña como símbolo adoptado por los carlistas en la Guerra Civil y, más recientemente, por movimientos de ultraderecha.

Sea como fuere, la noticia ha reavivado un debate histórico sobre el origen histórico de la cruz de Borgoña. Aunque se relaciona en la actualidad con los grupos carlistas, inicialmente era un símbolo del Imperio español y no fue hasta 1935 en la reorganización del Requeté que se asoció con el movimiento, convirtiéndose en el emblema principal de los regimientos tradicionalistas durante la Guerra Civil.

La antigua bandera del Imperio español utilizada por la Casa de Borgoña, incluye la cruz de San Andrés, un aspa que simboliza el sufrimiento del apóstol Andrés, que fue crucificado en Grecia, lugar en el que predicó durante tres días antes de morir.

Es habitual confundir la cruz de Borgoña con otras banderas que incluyen la cruz de San Andrés, perdiendo así su significado histórico. La principal diferencia es que la primera se representa con los nudos de los troncos de las aspas en los lugares donde se cortaron las ramas.

La cruz de Borgoña fue adoptada como símbolo común para las banderas españolas durante la dinastía de los Austrias, emparentada con la Casa de Borgoña. La insignia fue utilizada en la batalla de Pavía en 1525, convirtiéndose en el emblema característico de los tercios españoles y regimientos de infantería durante varios siglos.

Con la llegada de la Casa de Borbón, Felipe V mantuvo su importancia militar, pero progresivamente se sustituyó por las armas reales sobre paño blanco debido a que los bandos austracistas y borbones portaban esta insignia durante la Guerra de Sucesión. Posteriormente, Carlos III cambió el pabellón nacional a la actual rojigualda para distinguirse de otras naciones gobernadas por los Borbones.

Símbolo en la vexilología española

En la actualidad, la cruz de Borgoña continúa siendo un importante símbolo en la vexilología, que es la disciplina que estudia las banderas, pendones y estandartes, por su presencia en la simbología utilizada tanto en el Ejército español, como en la Guardia Real o el Escudo de Armas del Rey Juan Carlos I. Además, en el ámbito aéreo, fue adoptado por el Ejército del Aire a partir de 1939.

En territorios americanos con pasado hispánico, como la chilena Valdivia, Florida o Alabama en Estados Unidos, o la del Regimiento de Infantería 1 'Patricios' de Buenos Aires, la Cruz de San Andrés, y en especial la de Borgoña, tiene importancia en sus banderas.

Vinculación de la cruz de Borgoña con los carlistas

La bandera de Borgoña se vincula en la actualidad con el movimiento carlista, surgido en el siglo XIX a favor del pretendiente al trono Carlos María Isidro. Durante la primera guerra carlista (1833-1840), la Cruz de Borgoña aún era bandera del Ejército hasta 1843, cuando se adoptó la rojigualda. Aunque los carlistas utilizaron la Borgoña en el conflicto, su relación con la insignia oficial del bando carlista llegaría más tarde.

Durante la reorganización del Requeté en 1935, la cruz de Borgoña se estableció como un símbolo predominante entre los carlistas, y a lo largo de la guerra civil española, varios regimientos tradicionalistas y requetés carlistas la utilizaron en el bando nacional.

Por otro lado, la bandera del País Vasco, la 'ikurriña' al igual que otros emblemas nacionales y europeos, incluye una cruz de San Andrés de color verde, basándose en el escudo del Señorío de Vizcaya. Sin embargo, su origen no tiene relación con la cruz de Borgoña ni con el carlismo, sino que fue diseñada por Sabino y Luis Arana para representar únicamente a Vizcaya, y se negaron a que fuera utilizada para representar a todos los vascos cuando los nacionalistas propusieron que fuera la bandera oficial de la región en 1931.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios