En la imagen. José Tomás Cabrera Marichal. / C7

Cabrera Marichal, de nuevo en el banquillo el próximo 11 de julio

El guardia civil, que fue condenado por el caso Botavara, será juzgado por haberse, presuntamente, apropiado de algunos decomisos de droga

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

José Tomás Cabrera Marichal, el principal condenado en el llamad o caso Botavara, que sentó en el banquillo a una banda criminal liderada por agentes de la Guardia Civil y que se dedicaba a l tráfico de drogas en Fuerteventura, será juzgado ante el tribunal del jurado de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas acusado de un delito de malversación de caudales públicos.

Esta vista se celebrará del 11 al 14 de julio en la Ciudad de la Justicia de la capital grancanaria. En la misma, el fiscal interesa que el acusado sea penado a cuatro meses de multa con una cuota diaria de 20 euros, que en caso de impago, sea sustituida por dos años de prisión, además de la suspensión de su empleo público durante dos años y el abono de las costas.

Cabrera Marichal, que se encuentra en prisión cumpliendo nueve años de condena, se enfrentará a estos nuevos cargos por un delito menor en una pieza separada de la propia operación Botavara en la que la Fiscalía Provincial de Las Palmas le pide el pago de una multa de 2.400 euros por haberse apropiado, presuntamente, de droga que decomisó mientras ejercía como agente de la Benemérita.

Según el Ministerio Público, el acusado durante los años 2012 y 2013 ejercía su labor como guardia civil. El mismo estaba destinado en el equipo de seguridad ciudadana del puesto de Corralejo, correspondiéndole dentro de sus atribuciones la de participar en la tramitación de los expedientes administrativos en materia de seguridad ciudadana relativas a denuncias por incautaciones de sustancias estupefacientes de tráfico prohibido en la vía publica o en los centros de ocio.

Este procedimiento, que se celebrará ante un jurado popular, nace de una pieza separada del caso Botavara

El día 21 de febrero de 2013, el acusado José Tomás Cabrera Marichal, junto con otros tres agentes de la Guardia Civil, fue detenido por distintos delitos en la referida operación Botavara, entre otros, por tráfico de drogas, ingresando en ese momento en prisión provisional por estos hechos.

Semanas más tarde, en concreto el día 8 de marzo de 2013 el vehículo Audi A4 propiedad de José Tomás Cabrera Marichal, que se hallaba depositado y precintado en el acuartelamiento de Puerto del Rosario, fue registrado por la Guardia Civil en presencia del propio acusado, hallándose presuntamente en su interior una carpeta de plástico, tipo acordeón de color negro.

El agente detenido tenía en su poder, en el interior de dicha carpeta y según la Fiscalía, 0,53 gramos de cannabis sativa (marihuana), un gramo de cocaína con una riqueza media del 15, 41 % expresada en cocaína base, 0,45 gramos de tabaco mezclado con hachís y 0,46 gramos de hachís. Dichas sustancias procedían de incautaciones que había realizado el acusado y estaban destinadas a la incoación de los expedientes sancionadores por posesión de drogas estupefacientes.

Presunto beneficio económico

La acusación pública considera que Cabrera Marichal, «en el marco de sus atribuciones, con el fin de obtener un beneficio económico y a sabiendas de que con dicha conducta contravenía los deberes de fidelidad inherentes a su cargo», se apoderó de tales sustancias, no entregándolas al organismo sancionador.

Los hechos son constitutivos, para la fiscal, de un delito de malversación de caudales públicos sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal y por ello, esta parte interesa que el acusado sea penado a cuatro meses de multa con una cuota diaria de 20 euros, que en caso de impago, sea sustituida por dos años de prisión, además de la suspensión de su empleo público durante dos años y el abono de las costas.