La muestra escultórica de carácter efímero dedica una escena a La Palma. / cober

El belén de arena se solidariza con La Palma

El nacimiento, que abrió este viernes al público en Las Canteras y que se podrá visitar hasta de 7 de enero, dedica su escena central a la Isla Bonita

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

El belén de arena de la playa de Las Canteras abrió en la tarde de este viernes al público con una propuesta artística en la que, además de recrearse escenas propias de estas fiestas, se da cuenta de una actualidad que en estos momentos pasa por visibilizar la situación que atraviesa la isla de La Palma en su conjunto y la población que se ha visto afectada por la erupción del volcán en la zona de Cumbre Vieja en particular.

De esta forma lo ha entendido el equipo responsable de la dirección artística de un nacimiento en el que han participado diez artistas de ocho nacionalidades y que cumple 16 ediciones con el reto de recuperar las cifras de visitantes previas a la pandemia, que rondaban los 200.000 y la han convertido en la actividad más exitosa de la Navidad en Las Palmas de Gran Canaria.

«La escena central de este año está dedicada a La Palma», confirmaba en la mañana de este viernes Aday Rodríguez, director técnico del belén playero, tras el recorrido que se ofreció a los medios de comunicación previo a la apertura al publico, que tuvo lugar a las 16.00 horas, y en el que estuvieron presentes el concejal de Turismo, Pedro Quevedo; el también director del nacimiento, Miguel Rodríguez; y la responsable de Acción Social de CaixaBank en Canarias, Olga del Pino.

Aday Rodríguez señala que ese guiño a la Isla Bonita que se ha hecho un hueco destacado en una planificación que en cuanto al diseño que se hace «con un año de antelación», responde a que «lo que en un principio era el espectáculo de La Palma» en poco tiempo « se convirtió en el drama de muchos amigos, familiares, hermanos que tenemos allí».

Considera que el belén no es «un ente aislado de la sociedad, sino al revés», pues « una de la fuerzas de este evento es el arraigo social que tiene, el cariño con el que la gente viene» y «lo exporta a través de sus redes». Por eso entiende que «tenemos que mantener esa sensibilidad y ayudarlos» del modo que tienen a su alcance, «dándoles visibilidad».

Detalles de las esculturas de arena. / Cober

Explica que esa escena señalada de entre las ocho que integran esta muestra escultórica de carácter efímero se basa «en cuadros de artistas canarios», como Santiago Santana, en el que están inspiradas las aguadoras que aparecen silueteadas en la arena, «para darle mas dramatismo».

También la «lucha canaria» está presente, en concreto en el momento en el que «el vencedor levanta a su compañero vencido para ayudarlo a seguir adelante, que es un poco lo que queremos trasladar desde aquí», añade.

Además, hay un recuerdo al principal cultivo de La Palma, las plataneras, y al volcán, simbolizado en un triángulo. Este conjunto ha sido obra de la escultora lituana Sanita Ravina, que suma su cuarta participación en la cita y que no ha dudado en repetir acompañada de su bebé de tan solo un mes de vida y que ha servido de modelo para el Niño Jesús de esta edición.

Pero esta «referencia mundial del arenismo», como la definió Pedro Quevedo, guarda otro homenaje a La Palma en la escena denominada 'La Escuela', que está dedicada a los niños y niñas, maestros y maestras que perdieron sus centros bajo la lava y que ha realizado el canadiense Guy-Oliver Devenueau.

Este nacimiento lo componen otras seis escenas: 'Artesanos, alfareros, pastores y agricultores', a cargo del portugués Rodrigo César de Magalhaes y del holandés Johannes Christolfel; 'La Fuente', realizada por los canarios Paco Arana y Bentejuí Ojeda;La Anunciación', obra del irlandés Fergus Mulvany; 'El Nacimiento', de la canadiense Karen Jean Fralich; 'La Adoración de los Reyes', de la estadounidense Sue Mac Greu; y el 'Auditorio Alfredo Kraus', del francés Benoit Dutherage.

El horario de visitas hasta el 7 de enero es de l unes a domingo de 10.00 a 22.00 horas, salvo el 24 y 31 de diciembre y 5 de enero, que cierra a las 20.00. No hay que hacer reserva previa pero se controla el aforo y se exige mascarilla.

El circuito es circular para facilitar el flujo de personas y la salida y entrada se hacen por zonas diferenciadas. Los donativos se pueden hacer en efectivo y de manera electrónica e irán a los cuatro comedores sociales de la ciudad.