Colas en la parada de taxis de San Telmo. / Arcadio suárez

El Ayuntamiento sopesa el recurso contra el fallo que anuló la limitación del taxi durante la pandemia

El edil José Eduardo Ramírez asegura que la voluntad era ayudar al sector a salir de la crisis y nuna regular el servicio al margen de la ordenanza

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El concejal de Movilidad del Ayuntamiento capitalino, José Eduardo Ramírez, explicó que el grupo de gobierno ha puesto en manos de los servicios jurídicos municipales la sentencia que anuló el decreto por el que, durante la pandemia y al margen del estado de alarma, se limitó la oferta del servicio de taxis en la ciudad a la mitad. Los letrados municipales decidirán ahora si se recurre o no el fallo judicial que dio la razón a la Asociación pro derechos de los Taxistas Autónomos de Canarias (Asprotac), que se opuso a la restricción.

«Se está estudiando, pero creo que se va a recurrir», aseguró el edil, quien justificó la decisión de reducir la oferta de taxis en un 50% en la petición que le hicieron «de manera unánime» los colectivos de taxistas con representación en la Mesa Municipal del Taxi. En aquel momento, Asprotac no integraba este foro, si bien «la Mesa del Taxi representaba al 90% del sector» que opera en Las Palmas de Gran Canaria y que engloba a algo menos de 1.600 licencias.

Ramírez expuso que fueron momentos complicados en cuanto a la toma de decisión. Como ejemplo de ello citó los reveses judiciales que han tenido otras administraciones -desde la estatal a la autonómica- en el manejo de la pandemia de coronavirus.

El concejal argumentó que la intención del Ayuntamiento no fue la de regular el servicio al margen de la ordenanza. «Siempre tuvo un carácter temporal, circunscrito a una pandemia que tenía efectos sanitarios y económicos», aseguró Ramírez. También rechazó el argumento de que hubiera un trato de favor a Guaguas. «El servicio lo fijó el Gobierno y, en todo caso, tampoco estaban todas las guaguas en la calle».