Fachada de las oficinas municipales. / C7

El Ayuntamiento de la capital grancanaria tiene 84,5 millones de euros en facturas guardadas en los cajones

La revisión hecha por los servicios este año permite que afloren casi 41,48 millones de euros en trabajos hechos en 2021 y no pagados aún

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La petición de la empresa Imesapi de que se multe al alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, por el impago de las facturas resume el malestar que existe en el ámbito empresarial por los retrasos en los abonos de los trabajos que encarga el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Y aunque no se conozcan más casos de peticiones de imposición de multas coercitivas al regidor, sí hay otras compañías que han empezado a reclamar por la vía de los tribunales. En estos momentos, el Consistorio tiene en sus cajones facturas impagadas por valor de 84,46 millones de euros, tanto a empresas como a otros organismos públicos.

En el último pleno, el grupo de gobierno explicó que se esperaba cerrar el año con solo 46 millones de euros pendientes de aplicar al presupuesto, lo que suponía casi 32 millones de euros menos que lo que tenía la cuenta 413 a principios de 2021. Sin embargo, la contabilización de nuevas operaciones pendientes de aplicar al presupuesto hizo que se duplicara la cuantía que se debe por trabajos realizados. Así, se preveía acabar el ejercicio presupuestario de 2021 con 42,98 millones de euros, pero la incorporación de nuevas facturas por valor de 41,48 millones de euros elevó la cantidad final hasta los referidos 84,86 millones.

Desde el Ayuntamiento se desvincula la existencia de las facturas en la cuenta 413 de cualquier idea de descontrol. Se trata de gastos realizados o servicios recibidos que no han sido cargados al presupuesto municipal porque se requiere un trabajo de depuración para discernir si hay duplicidades en las facturas o no. Pero eso no significa que no estén contabilizadas ni que no se vayan a abonar.

«Hay que dejar claro que estas facturas están perfectamente controladas, que los proveedores tienen garantizado el derecho sobre las mismas y que el Ayuntamiento tiene músculo, es decir, recursos económicos suficientes para proceder a su abono», expuso la concejala de Hacienda y Economía, Encarna Galván, a través de una nota de voz.

Por centros gestores

  • 15,5 millones de euros. Es la cantidad que debe el área de Limpieza. Le siguen las de Aguas (14,87 millones), Vías y Obras (11,8 millones), Urbanismo (9,8 millones) y Ciudad de Mar (5,38 millones).

La edila explicó que tras el esfuerzo realizado el año pasado para reducir la partida de acreedores por operaciones devengadas, mediante la acción combinada de la liquidación y pagos de facturas, junto con la revisión y depuración de los saldos pendientes, se logró aligerar en un 41% respecto al inicio de 2021. «Ahora estamos en el primer trimestre de 2022 y es en este momento cuando se ha solicitado a todos los servicios municipales que se envíe al área de Economía y Hacienda la facturación que les haya podido quedar pendiente del año anterior», indicó Galván, «y, por ello, ahora la cuenta 413 se puede ver un poco incrementada en relación al cierre del ejercicio, pero es un procedimiento normal en las cuentas públicas».

Las áreas que más facturas de 2021 aportaron a la cuenta 413, una vez finalizado el ejercicio económico, fueron Urbanismo (8,53 millones de euros), Limpieza (8,52 millones), Vías y Obras (4,97 millones de euros), Ciudad de Mar (4,72 millones), Servicios Sociales (3,79 millones) y Vivienda (3,85 millones de euros).

La concejala de Hacienda y Economía indicó que conforme avance el año se va a continuar con la albor de pago de facturas «y esperamos de nuevo poder llegar al cierre de este año con la cuenta 413 depurada y con un saldo muy inferior al de otras ocasiones».

Con los nuevos 41,48 millones de euros en facturas que han aflorado en la revisión hecha por los distintos servicios municipales, el nivel de la cuenta 413 queda finalmente en los mencionados 84,46 millones de euros, que es el mayor de los últimos cinco años, según los datos del Ministerio de Hacienda y Función Pública. En 2017 había 60 millones de euros en facturas pendientes de aplicar; en 2018, 74,85 millones; en 2019, casi 62 millones; y en 2020, 77,86 millones.

Reparación de una avería por parte de Emalsa, la empresa a la que más debe el Ayuntamiento en la cuenta 413. / C7

Un listado de 1.936 trabajos con un valor entre 0,45 euros y 1,52 millones

El listado de facturas que conforma la cuenta 413 del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria está conformado por 1.936 operaciones que están pendientes de aplicar al presupuesto. Sus saldos oscilan entre los 0,45 euros que se debe a una empresa de servicios postales y los 1,52 millones de euros que hay que pagar la compañía Emalsa en cumplimiento de una sentencia.

En total, el número de acreedores que tiene el Consistorio en la cuenta 413, al cierre del año 2021, es de 365, si se cuentan empresas, organismos municipales, instituciones, particulares, trabajadores y colectivos sociales y vecinales. Si se atiende a los acreedores, el importe mínimo es el de dos euros que se adeuda a un trabajador, el mismo al que en 2021 se pagó la misma cantidad por la compra, en 2016, de una cita de embalar para el servicio de Desarrollo Local.

En el otro lado de la balanza, las grandes empresas son las que acumulan más deudas con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Así, entre Emalsa (a la que se deben 14,8 millones de euros), FCC (13,19 millones) y la unión temporal de empresas que forman Ecocivil Electromur y Lumican (11,44 millones) absorben el 46% de todas las obligaciones que aún deben aplicarse al presupuesto municipal.

La acumulación de facturas en este cajón contable se explica, en parte, por la existencia de casi un centenar de contratos en nulidad, que generan facturas cuyo reconocimiento y tramitación resultan más complicadas que por el procedimiento habitual.

El listado también explica algunos problemas que ha tenido el Ayuntamiento, como el de las notificaciones, pues se debe a Correos 1,46 millones de euros.