El servicio de Limpieza es el que más cantidad tiene en la cuenta 413. / ARCADIO SUÁREZ

La capital tiene 82,4 millones de euros en facturas en los cajones tras saldar 2,03 millones

Vivienda es el departamento municipal que ha logrado reducir una mayor cantidad de operaciones pendientes de aplicar al presupuesto

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Desde que se aprobó el presupuesto municipal, el Ayuntamiento ha logrado reducir en 2,03 millones de euros el importe de la cuenta 413, el registro de gastos que no fueron aplicados en su momento al presupuesto y que esperan su tramitación para saldar la deuda municipal, tanto con organismos públicos como con empresas privadas.

La eliminación de estos 2,03 millones de euros deja el saldo de las operaciones pendientes de aplicar al presupuesto en 82,43 millones de euros, lo que supone un 2,4% menos que en el mes de marzo.

A fines de ese mes se conoció que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria acumulaba facturas por valor de 84,46 millones de euros tras la revisión de la contabilidad hecha por los servicios municipales a principios del ejercicio 2022.

Esta actuación hizo que afloraran casi 41,5 millones de euros, esto es, casi tanto como los 46 millones de euros que estaban registrados cuando finalizó el año pasado.

Once áreas reducen

De acuerdo con los datos facilitados en el último pleno por parte del gobierno, son once los departamentos que han logrado depurar las facturas pendientes en los cajones, bien liquidándolas, bien eliminando aquéllas que estaban duplicadas.

De estas áreas, Vivienda ha sido la más efectiva en cuanto a la cantidad final restada. Aquí, el montante de las facturas ha pasado de los 4,19 millones de euros contabilizadas a principios de año a 2,31 millones de euros a 18 de abril del presente 2022. Esto supone una disminución del 45%.

Reducciones más modestas pero porcentualmente más importantes se localizan en el distrito Centro (-90% como resultado de pasar de 51.028,79 euros a 5.350) y en el de Tamaraceite-San Lorenzo-Tenoya (-57%, al evolucionar de los 29.645,86 euros iniciales a los 12.766,35 euros actuales). También el área de Solidaridad registra una bajada notable (-47%) al venir de un nivel de 18.031,74 euros y quedarse en 9.565,56 euros.

Registran menos bajadas los servicios de Comunicación (-13%), Cultura (-4,4%), Ciudad de Mar (-0,3%), Patrimonio (-0,3%), Desarrollo Local (-7,8%) y Policía Local (-3,2%).

Las que acumulan más impagos

El servicio de Limpieza sigue siendo el que peor situación presenta. Su aportación a la cuenta 413 es de 15,47 millones de euros. Esto significa que prácticamente uno de cada cinco euros en facturas pendientes de aplicar al presupuesto de todo el Ayuntamiento capitalino proceden de este servicio concreto.

Esta cifra podría aumentar si persiste la actitud de Contratación de devolver facturas al órgano de Limpieza por entender que algunos trabajos, como el de Recogida en los veintitrés sectores que fueron privatizados durante la pandemia de covid, no deben seguir con una adjudicación a dedo.

También el servicio de Aguas mantiene un elevado nivel de facturas impagadas, con 14,87 millones de euros en operaciones pendientes de aplicar.

El listado

  • 365 afectados. Es el número de compañías, uniones temporales de empresas, autónomos, colectivos sociales y particulares que conformaban el listado de la cuenta de acreedores que tenía el Ayuntamiento a fines de 2021.

Esto explica que las principales acreedoras de la cuenta 413 sean FCC Medio Ambiente y Emalsa. Ambas acabaron el año pasado con una deuda de 13,19 y 14,8 millones de euros respectivamente. Precisamente en el pleno de este viernes se aprobó una modificación de créditos por valor de 573.747,52 euros para pagar a Emalsa en virtud de una sentencia judicial que fue publicada en 2019 y de un auto posterior, ya de 2021.

También en el pleno se aprovechó para pagar a Imesapi el mantenimiento de las fuentes ornamentales de la ciudad por un importe de 592.142,56 euros. Esta empresa fue la que solicitó que se multara al alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, por el impago de las facturas.

«Una garantía de cobro» o la «asfixia de las empresas»

La concejala de Economía y Hacienda del Ayuntamiento, Encarna Galván, critica que se emplee la expresión 'factura en los cajones' cuando se hace referencia a la cuenta 413. «Es lo contrario», indicó en una comparecencia plenaria solicitada por el Partido Popular, «si algo queda pendiente de abonar, figura en la cuenta y esto es una garantía de cobro».

La edila detalló que la cuenta 413 es «dinámica», como demuestra el hecho de que el año pasado se redujera más de un 45% al pasar de los 77 millones de euros con los que se inició 2021 a los 42 millones del final.

Galván aclaró que siempre a principios de año se produce un aumento de la cuantía de la cuenta 413 ya que en los primeros meses se suelen completar la información de los pagos pendientes del año anterior.

Además, destacó que la agilidad de pago del Consistorio «es bastante elevada» una vez que se reconocen las facturas. Y auguró que en los próximos meses se seguirá reduciendo la cuantía, tal y como pasó con los 2,03 millones de euros tras la aprobación del presupuesto.

Sin embargo, el viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, considera que no puede ser «un motivo de orgullo bajar de 84 a 82 millones de euros en operaciones pendientes de aplicar al presupuesto».

En su opinión, con la actual situación económica y financiera del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, «se debería ser capaz de solventar lo que pasa con la cuenta 413». Algo que está relacionado con la gran cantidad de contratos que está en situación de nulidad.

Por su lado, el concejal de Coalición Canaria David Suárez mostró su «asombro por que se asfixie a tantas empresas que son proveedoras del Ayuntamiento». También apuntó que hay muchas sentencias judiciales en contra porque no se contabilizan las facturas.