Imagen de archivo de terrazas en la capital grancanaria. / JUAN CARLOS ALONSO

El Ayuntamiento calcula que las terrazas exprés que no cumplen estarán retiradas en dos meses

Los empresarios consideran que la regulación es necesaria y piden más agilidad en la tramitación de los permisos

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, explicó este jueves que las terrazas exprés que tengan que retirarse de la ciudad habrán desaparecido en una plazo no superior a los dos meses.

El edil del que depende el servicio que da permiso a las terrazas puso fecha así al anuncio hecho por el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, de que se iba a eliminar «la gran mayoría» de las mesas y sillas cuya ocupación del espacio público se permitió, de forma excepcional, para compensar las pérdidas que iba a causar la restricción de aforo en estos negocios debido a la pandemia.

Doreste fue algo más optimista que el alcalde en relación a la posibilidad de que determinados bares y restaurantes puedan regularizar sus terrazas exprés, pagando las tasas correspondientes y cumpliendo todas las obligaciones inherentes a este tipo de instalaciones. «Muchas se podrán regularizar», expuso el concejal de Urbanismo.

Más complicado lo tendrán las que ocupan plazas de estacionamiento. «En calles con poca densidad de tráfico será más fácil», expuso el concejal.

Censo complicado

En estos momentos, la capital grancanaria tiene entre 1.200 y 1.500 terrazas operativas, lo que supone casi el doble de las que había antes de la pandemia de covid-19, cuando estaban autorizadas alrededor de 750.

La dificultad en establecer un número concreto se debe a que en los registros municipales puede haberse producido duplicidades ya que consta solicitudes de instalación de terrazas de las mismas empresas en diferentes fases de restricción a lo largo de la pandemia, explicaron desde el Ayuntamiento.

En todo caso, el censo de las 1.500 es el producto de un trabajo que realizaron dos agentes de la Policía Local a jornada completa desde el mes de diciembre.

50% del espacio público

Javier Doreste recordó que las terrazas que se mantengan en las aceras deberán permitir un paso expedito de 1,8 metros desde las fachadas y que no pueden ocupar más del 50% del espacio público total de cada zona.

El responsable municipal de Urbanismo también pidió a los interesados en mantener y regularizar las terrazas exprés, que vayan presentado sus solicitudes al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, con un plano de la distribución.

En el caso de las mesas y sillas que ocupan plazas de aparcamiento el procedimiento será algo más complicado ya que su autorización requerirá de un informe de tráfico sobre la posible afección a la circulación y las condiciones de seguridad de los usuarios de estos negocios.

Petición de regulación

El presidente de la Asociación de Empresarios de Bares, Cafeterías y Restaurantes de Las Palmas, Fermín Sánchez, apoyó que se regule la situación y que se apliquen las mismas condiciones a todos los negocios. «Debe hacerse por estética, por seguridad y movilidad de los viandantes», expuso.

Aseguró que la autorización de las terrazas exprés «nos ayudó mucho» durante la pandemia. Y pidió al Ayuntamiento una mayor agilidad en la respuesta a los permisos solicitados por parte de los empresarios.

También se mostraron comprensivos los empresarios del casco histórico. Desde la Asociación Vegueta Ocio y Restauración, su gerente, Olga Palacios, explicó que «al tener ya los aforos interiores completamente operativos, es normal que la situación vuelva a ser la que era».

Preguntada sobre la posibilidad de que los clientes prefieran ahora el consumo en el exterior, la representante de los empresarios indicó que el «boom de las terrazas se produjo antes de la pandemia».

Trato equitativo

Para ella, es importante que por parte del Ayuntamiento se dé un trato «equitativo y unificado» a todos los negocios.

En el caso de Vegueta, solo ha habido dos negocios que han ampliado la zona de terrazas, indicó, ya que «era difícil conseguir una mejora sobre lo que ya teníamos». Pero reconoce que en otros puntos de la ciudad se han producido abusos.

También lo cree la gerente de Santa Catalina, Angélica Rodríguez. «Habrá que regularizar la situación para que no se moleste a vecinos y viandantes», señaló.

Imagen de una zona de terrazas durante el nivel dos. / Arcadio Suárez

El PP pide que se regulen y C's que se eliminen las tasas

El Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento defiende que las terrazas exprés puedan quedarse cumpliendo unos determinados estándares de calidad y accesibilidad, que debe regularse de una vez, para que las que no sea posible cumplir esa regulación, sean retiradas.

La portavoz popular, Pepa Luzardo, critica que el alcalde, Augusto Hidalgo, anuncie «sorpresivamente» que se van a retirar las terrazas exprés, «sin criterio alguno, sin discriminar las que cumplen de las que incumplen, sin pensar en los puestos de trabajo que pueden destruirse y sin tener presente las nuevas preferencias de consumo de los clientes tras los peores momentos de la pandemia».

El PP propone que las terrazas exprés que no sean viables por saturación o por restricciones en la accesibilidad peatonal, deben ser retiradas, pues la etapa de medidas excepcionales por el covid terminó. Y para las que sean viables, aplicar «una normativa clara de horarios, estética y accesibilidad».

Por su lado, la portavoz de Ciudadanos, Lidia Cáceres, solicitó «la eliminación de las tasas de mesas y sillas dado el agravio comparativo provocado entre las legalizadas y las exprés, que harían que unas pagaran mientras que las otras quedarían fuera del cobro».

Cáceres se mostró, no obstante, de acuerdo con la eliminación de las terrazas exprés anunciada por el grupo de gobierno porque muchas de ellas no están reguladas, «aunque llega tarde porque han tenido tiempo para determinar cuáles podían quedarse porque cumplían con los requisitos necesarios, han tenido más de un año para hacerlo». Y pide agilidad en el proceso.