Un ciudadano circula en patinete por la ciudad, en una foto tomada antes de la pandemia. / JUAN CARLOS ALONSO

El Ayuntamiento calcula que la patineta pública sumará 1.963 abonados activos en su primer año

Se necesitan unos 15.730 usuarios para que el servicio no incurra en déficit, por lo que se aconseja habilitar una partida de 95.289 euros

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El sistema público de patineta compartida (Sityneta), que la ciudad estrenará en torno al mes de junio de este año, requerirá de una aportación económica por parte del Ayuntamiento para que el sistema no sea deficitario. Según los cálculos que forman parte del 'Estudio económico del Servicio Público de Patinetes Eléctricos Compartidos en Las Palmas de Gran Canaria', elaborado por la empresa municipal Sagulpa, durante el primer año de puesta en servicio de este nuevo sistema de transporte se podrá alcanzar los 1.963 abonados activos, de los que un 95% optará por el abono anual individual (60 euros) y el otro 5%, por el abono anual familiar (108 euros para dos personas y 153 euros para tres miembros o más de la misma familia).

Con esta cifra, una extrapolación de los datos del primer ejercicio de la bicicleta pública, no se podrá cubrir los gastos del servicio, que han sido calculados en 388.278 euros para el conjunto de los primeros 320 patinetes eléctricos que se van a activar.

A partir de aquí, el informe presenta tres escenarios diferentes -prudente, intermedio y de equilibrio-, para fijar el esfuerzo que deberá realizar el Ayuntamiento, en los dos primeros, si quiere que el servicio de préstamo de patinetas sea autofinanciable. «El servicio de alquiler de patinetes eléctricos de Las palmas de Gran Canaria se prevé que tenga unas pérdidas contables antes de impuestos de 95.289,15 euros en el escenario prudente y de 41.717,13 euros en un escenario intermedio», recoge el informe, «el equilibrio del servicio dependerá de la demanda del mismo, pero dada la experiencia en el sistema de bicicletas, la situación que se prevé sería deficitaria, por lo que, de producirse ésta, será necesario el establecimiento de una partida presupuestaria creada al efecto por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y que se modifique cada año según el nivel de la cuenta de resultados del servicio».

Ante esta situación, el estudio concluye en la necesidad de que el Consistorio habilite una partida de, al menos, 95.289 euros para destinar a Sityneta.

EN DETALLE

  • Coste. Cada patineta tiene un coste bruto anual de 1.213,37 euros. Solo en repuestos se va al año 103,62 euros por unidad.

  • GPS. Los vehículos estarán geolocalizados en todo momento para evitar sustracciones. Un seguro cubrirá los daños.

  • 15 minutos. Es lo que hay que dejar pasar entre préstamo y préstamo. Se permite cinco alquileres de 20 minutos al día.

  • Sanciones. Se pagará 150 euros por superar el límite de uso; entre 60 y 600 euros por daños; y 600 euros por robo.

El concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, espera sin embargo que la aprobación de una subvención de 1,2 millones de euros por parte del Estado para duplicar hasta las 640 las patinetas podría satisfacer esta necesidad de financiación ya que los 400.000 euros que se van a recibir del Gobierno de Canarias y del Cabildo de Gran Canaria se podrían destinar a pagar el déficit de explotación.

«Como el planteamiento que tenemos es que esta prueba piloto se mantenga durante dos años, sería suficiente para mantener el servicio con tranquilidad», especificó el edil.

Público vs privado

El informe hace un repaso de la experiencia de tres ciudades en las que la patineta compartida es gestionada por empresas privadas. Tras observar los casos de Madrid (donde operan diecisiete empresas), Sevilla (dos) y Málaga (cinco), se llega a la conclusión de que la gestión pública puede ser más beneficiosa y barata. «Las diversas empresas privadas que actúan en el sector no disponían de bases fijas y han originado un caos por la entrega de los vehículos en las ciudades donde se han implantado», expone el informe, «en estas empresas, el modelo de negocio se basa en un precio por desenganche del patinete y un precio por minuto de uso del mismo».

Así, el precio en estas ciudades sería más caro que lo que pagaría un abonado en la capital grancanaria hasta 1 hora y 40 minutos. Hasta ese momento, un usuario medio en Madrid, Sevilla o Málaga habrían pagado trece euros, mientras que en Las Palmas de Gran Canaria serían doce euros. A partir de las dos horas de uso, la Sityneta sería más cara que las ofrecen las empresas privadas en esas otras ciudades.

La diferencia principal está en los primeros momentos. Los primeros veinte minutos a que dará derecho Sityneta no tendrían coste (salvo el abono anual de 60 euros), mientras que en las ciudades de referencia costaría alrededor de cuatro euros.

El edil de Movilidad, José Eduardo Ramírez, en la presentación de unos patinetes para uso municipal. / C7

«El sistema se plantea para su uso en desplazamientos personales en trayectos cortos»

El servicio público de préstamo de patinetas quiere asentarse como un modo de desplazamiento habitual y no se vincula a un uso lúdico. «Es la misma filosofía que la Sitycleta, se trata de un vehículo compartido que se pone a disposición del ciudadano para que haga sus desplazamientos habituales, no vinculados al ocio ni al deporte», justificó el concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, «no es un juguete, por eso se pone el límite de uso de veinte minutos» incluidos en el precio del abono general. Se calcula que ese tiempo es suficiente para que un usuario cubra el trayecto que separa la parte baja de la ciudad de Tamaraceite.

El informe abunda en que «se pretende dar relevancia al usuario abonado frente al uso ocasional del servicio y, de la misma forma, se penaliza el mayor tiempo de uso del servicio (...) por el perjuicio que produce desde el punto de vista de disponibilidad de los patinetes para otros usuario y el desgaste de los mismos. Hay que tener en cuenta que el sistema se plantea para su uso en desplazamientos personales en trayectos cortos y no para su uso como de tipo lúdico».

Por eso, se descartó la tarifa de desbloqueo y se opta por el impulso público. «Lo que queremos es democratizar la movilidad sostenible, que se sume la parte alta de la ciudad y que llegue a la mayor cantidad de gente posible», indicó Ramírez, «no queremos ganar dinero, como una empresa privada, y por eso planteamos la tarifa más económica de cuantas hemos analizado y colocaremos estaciones en lugares en los que una empresa privada no lo haría porque no sería rentable».

Los patinetes eléctricos solo podrán circular por carriles bici, en las calzadas con limitación de 30 km/h y en zonas peatonales determinadas.