Estado de las obras de construcción del nuevo supermercado de Lidl en Tamaraceite Sur. / ARCADIO SUÁREZ

La ampliación de Siete Palmas y Las Ramblas y la implantación del Lidl impulsan el comercio

El cambio del Plan General permite que los dos centros comerciales ganen superficie, al tiempo que la cadena alemana se levanta ya Tamaraceite Sur

JAVIER DARRIBA SANTANA Las Palmas de Gran Canaria

Los centros comerciales del municipio se enfrentan a las mismas incertidumbres que los demás negocios y los ciudadanos frente al reto de la pandemia de la Covid-19. Sin embargo, desde el punto de vista del planeamiento, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria acaba de aprobar la modificación de las normas pormenorizadas del Plan General de Ordenación (PGO), gracias a las cuales se posibilitará la expansión de dos centros comerciales (Siete Palmas y Las Ramblas), así como el aprovechamiento de los locales comerciales que están bajo el supermercado Lidl de la avenida de Juan Carlos I.

La encrucijada en la que se encuentran estos establecimientos es la de atraer no solo a potenciales compradores sino también a personas que quieran disfruta de una terraza, un restaurante u otras alternativas de ocio.

«La única forma de poder aumentar las rentas es hacer más atractivo el centro, dotándolo de nuevas prestaciones que permitan el acceso a nuevos clientes que demanden otro tipo de espacios», explica la entidad mercantil Comercial y de Ocio Siete Palmas en sus alegaciones al PGO.

El Consistorio ha accedido a que explote su edificabilidad total -35.700 metros cuadrados- con el crecimiento de una cuarta planta que se quiere destinar básicamente a terrazas y establecimientos de ocio. En total, se ganarían unos 9.000 metros cuadrados de superficie comercial. En su momento, se habló de que esta apuesta conllevaría una inversión superior a los cinco millones de euros.

Los promotores de la expansión del centro comercial se plantea un «crecimiento blando, con un aumento de volumen hacia la avenida del Pintor Felo Monzón, dada la baja altura de la edificación actual hacia esta vía».

Cubierta acristalada

Emblemática será la modificación que propone la gerencia del centro comercial Las Ramblas, cuyo cambio más significativo será el cubrimiento de parte de la plaza central con una techumbre acristalada que garantizará, en todo caso, la continuidad entre la zona techada y la que permanecerá al aire libre.

«La experiencia en la gestión del centro ha desvelado que la orientación del edificio con respecto a los vientos alisios predominantes supone que la terrazas de los locales comerciales que dan frente a la plaza, principalmente en invierno, devienen desapacibles, lo que a su vez obstaculiza la optimización del potencial de este equipamiento», alegan sus promotores.

Además se cambia de uso una parte del aparcamiento exclusivo que tienen las oficinas, en la planta semisótano, para dedicarlo a uso comercial. Esto no afecta al garaje de uso comercial. En estos momentos el centro dispone de 595 plazas en total, lo que duplica las que exige la norma.

En total, Las Ramblas ganará unos 3.000 metros cuadrados de superficie comercial. Los técnicos municipales consideran que este centro comercial, «que puede ser calificado como de local porque básicamente ejerce de equipamiento de barrio, necesita medidas de reactivación para ser competitivo y seguir manteniéndose como oferta comercial y de recreativo-ocio en la zona».

El dato

  • 100%. Es el aumento de la superficie bruta alquilable relativa de los centros comerciales de la ciudad en los últimos años. En ese tiempo, el precio del alquiler por metro cuadrado se ha reducido en un 5%, lo que puede llegar a comprometer la continuidad de algunos

Las modificaciones de las normas pormenorizadas del PGO también afectan a los locales comerciales que se encuentran sin uso bajo el supermercado Lidl de la avenida de Juan Carlos I.

Se trata de cuatro inmuebles con superficies de entre 100 y 200 metros cuadrados sobre los que opera un cambio de parámetros para que el uso comercial deje de ser autorizable a ser cualificado. Esto conlleva un cambio en el modo de computar la edificabilidad comercial que permitirá un aumento de 498 metros cuadrados en total. «El mero hecho de no poder usar un 50% de los mismos generaría un desperdicio a todos los efectos de los esfuerzos realizados para construirlos», se justifica.

Obras de Lidl en Tamaraceite Sur. / Arcadio suárez

Lidl acelera en Tamaraceite Sur

La oferta comercial de la capital se verá incrementada en los próximos años con la construcción de un nuevo supermercado de la cadena Lidl en la zona de Tamaraceite Sur, donde ya han comenzado los movimientos de tierra y la construcción del edificio que finalmente albergará la actividad comercial.

La firma alemana, que en estos momentos tiene treinta tiendas en Canarias, compró el suelo en 2014 que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria sacó en subasta pública. El precio de adquisición fue de unos 2,2 millones de euros, según la información que facilitó en su momento el Consistorio capitalino.

El solar sobre el que Lidl proyecta el nuevo supermercado tiene una superficie de 5.441 metros cuadrados y está situado junto al centro comercial Alisios, en la calle que conduce al intercambiador de transportes de Cruz del Ovejero.

En su momento, la compañía proyectó un supermercado con una superficie de venta de unos 1.300 metros cuadrados que se construirían gracias a una inversión que ronda los tres millones de euros aproximadamente. El proyecto se remataba con un aparcamiento de unas ochenta plazas.

Se estimaba asimismo que la inversión iba a generar un total de cuarenta empleos directos.

La apertura del nuevo supermercado de Lidl se suma a la oferta de mercados y otras tiendas de alimentación que, en el caso de Las Palmas de Gran Canaria, conforman casi seiscientos establecimientos.