Presentación del proyecto de autoconsumo para el barrio de Siete Palmas por parte del Cabildo de Gran Canaria. / C7

Más de 3.400 casas de Siete Palmas colocarán paneles solares para rebajar un 30% la luz

El Cabildo grancanario promueve la instalación de 15.624 módulos con capacidad para producir 12,4 gigavatios/hora al año

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Cabildo grancanario, a través del Consejo Insular de la Energía de Gran Canaria (CIEGC), mantuvo este jueves una reunión con medio centenar de representantes vecinales y administradores de fincas a los que se les explicó el proyecto pionero de autoconsumo colectivo que desde la institución de Bravo Murillo se va a impulsar en el barrio de Siete Palmas y que espera que beneficie a más de 3.400 pisos.

Según una nota de prensa remitida por el Cabildo, el proyecto piloto sobre el que trabaja el CIEGC para Siete Palmas prevé la incorporación de 3.411 viviendas a esta comunidad de autoconsumo colectivo para instalar en una superficie útil de 53.706 metros cuadrados sobre las cubiertas de los edificios 15.624 módulos capaces de producir 12,4 gigavatios/hora al año y una potencia pico de 7,9 megavatios.

El presidente de la asociación de vecinos de Siete Palmas, David Rodríguez, considera que la propuesta del Cabildo de Gran Canaria es una oportunidad que no se puede dejar escapar, sobre todo porque c uantos más vecinos participen, menos costoso será para las familias.

«Calculamos que l a inversión por vivienda puede rondar entre 1.000 y 1.200 euros aproximadamente y el Cabildo nos daría un euro por vatio», con lo que esta ayuda puede suponer en torno a 400 euros.

«Si la gente no tiene problema en gastarse 1.300 euros en un móvil, no me parece que puedan poner inconvenientes a hacer esta inversión en paneles solares», prosiguió el representante vecinal del barrio de Siete Palmas.

De acuerdo a la información recibida, Rodríguez indicó que el ahorro en la factura de la luz podría reducirse en torno a un 30% con estas instalaciones. «Y si se dispone de electrodomésticos que pueden ser programados para que se pongan en marcha de día, cuando estén los paneles activos, puede ser muy beneficioso», añadió el presidente de la asociación.

Está previsto que en el mes de octubre se celebre en Infecar una asamblea abierta a todos los vecinos para que puedan conocer los detalles del proyecto.

El director insular de Energía y Clima, Alexis Lozano, indicó que se está «explorando nuevas fórmulas para favorecer la penetración de las renovables impulsando el autoconsumo y el autoconsumo colectivo que permiten la transformación de los consumidores de energía en prosumidores capaces de producir, al menos, parte de la energía que consumen», señaló. Lozano aclaró que, aunque el proyecto piloto es en Siete Palmas, porque es el que da más visibilidad al autoconsumo colectivo, desde el CIEGC se asesora a cualquier proyecto de autoconsumo colectivo de Gran Canaria.

Lozano explicó que se eligió Siete Palmas por la disposición de las construcciones, el tamaño de sus cubiertas y la cercanía a grandes edificios públicos con instalaciones fotovoltaicas, como el Gran Canaria Arena, que lo convierten en el lugar idóneo para probar el modelo de excedentes con compensación que contribuye al propósito del CIEGC de transformar la generación y el consumo energético de Gran Canaria hacia un modelo de ecoísla.

Este es el primer paso para la creación de comunidades energéticas, entre las cuales se generará energía que se traspasará entre los diferentes edificios públicos y privados, de manera que se compense el consumo y la producción, para potenciar el aprovechamiento energético, prosigue la nota de prensa del Cabildo de Gran Canaria.

El Cabildo de Gran Canaria confirmó que los beneficiarios de sus ayudas al autoconsumo solar pueden acceder también a los programas de incentivos ligados a los fondos Next Generation.

El coordinador técnico de Desarrollo Económico, Soberanía Energética, Clima y Conocimiento del Cabildo de Gran Canaria, Raúl García Brink, destaca la ventaja que esta doble ayuda puede suponer y el impulso que imprimirá a la revolución de las azoteas, ya que «pone el autoconsumo al alcance de gran parte de la población».

«Si a esto le sumamos el hecho de que estas subvenciones ligadas al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia no se integran en la base imponible del impuesto de las Personas Físicas, la ventaja es aún mayor», apuntó García Brink, «es el momento perfecto para plantearse dar el salto al autoconsumo. Las ayudas permiten una amortización muy rápida y la facilidad de hacerlo de manera individual o desde las propias comunidades de vecinos también hace que cada vez más personas en Gran Canaria se interesen por las energías limpias».

Paneles solares en el aparcamiento de las oficinsa municipales. / Arcadio Suárez

866.000 euros para impulsar la revolución de las azoteas en 2022

El Comité Ejecutivo del Consejo Insular de la Energía de Gran Canaria (CIEGC) aprobó el pasado mes de agosto una ampliación de 286.000 euros del crédito anual para las ayudas a las instalaciones de energía solar fotovoltaica, según la nota de prensa oficial remitida por el Cabildo de Gran Canaria a este periódico.

De esta forma, la institución que dirige Antonio Morales destina este año un total de 866.000 euros a la subvención del autoconsumo en viviendas, empresas y entidades sin ánimo de lucro, 261.050 euros más que el año anterior para el ámbito residencial y 25.000 más para empresas y entidades sin ánimo de lucro.

Las ayudas concedidas desde la primera institución insular han supuesto un gran impulso a la penetración del autoconsumo en la isla, que concentra el 45% del instalado en todo el Archipiélago.

«Estamos en un momento muy favorable para instalar placas solares e integrarse en este tipo de proyectos, ya que los ciudadanos se pueden acoger a diferentes líneas de subvenciones como las propias del Consejo Insular de la Energía, las del Gobierno de Canarias o las de Fondos Europeos Next Generation. Además, está el IBI Solar del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que supone una bonificación del 50% de este impuesto durante tres años por la instalación de sistemas de aprovechamiento eléctrico de la energía proveniente del sol», indicó el director insular de Energía y Clima, Alexis Lozano.