Paneles solares en Las Palmas de Gran Canaria. / / c7

Balance del IBI solar en dos años: 104 solicitudes y 55 aprobadas

El Pleno aprueba una modificación de la ordenanza para simplificar el papeleo y extender la medida

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Pleno del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha aprobado por unanimidad una modificación de la ordenanza reguladora del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que va en un doble sentido: por un lado, simplificar los trámites del llamado IBI solar; y, por otro, aplicar una reducción al impuesto que pagan las empresas del Puerto.

El IBI solar es una bonificación del 50% en el recibo del catastro, durante tres años, para aquellos que instalen «sistemas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía proveniente del sol».

En los dos años de vigencia de esta ayuda, un total de cuatrocientas personas se han interesado por esta ayuda, si bien este interés se ha materializado solo en 104 solicitudes. De ellas, según los datos oficiales, 55 han sido resueltas en sentido favorable; 28 han sido retiradas por sus promotores; 11 han sido desestimadas; y diez están a la espera del pronunciamiento de los técnicos municipales.

El cambio que se impulsa ahora introduce también una nueva limitación: «La cantidad bonificada para cada uno de los años en que se aplique la bonificación no podrá superar el 33% del coste de ejecución material de la instalación».

Desde el grupo de gobierno se asegura que esta limitación se venía aplicando ya sin que hasta ahora la versión anterior de la norma lo registrara. Y se hacía por una cuestión legal, ya que así se evita ese beneficio fiscal (33%) se transforme en una subvención para adquirir las placas solares, cuyo precio suele rondar los 3.000 euros.

El Ayuntamiento asegura que «en los últimos meses se ha producido un crecimiento exponencial» de peticiones para instalar paneles solares, desde que en el primer semestre de 2021 se tramitaron 47 peticiones. Esto supone un aumento relativo del 121%. Pero aun así, se quiere extender esta ayuda con una simplificación de la tramitación.

A partir de que se modifique la ordenanza, el papeleo será más sencillo, pero se seguirá requiriendo un certificado visado de las instalaciones y el pago del impuesto de construcciones, que hasta ahora venían siendo algunas de las razones principales que hacían que los peticionarios desistieran.

Imagen de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. / c7

El coordinador general de Hacienda, Antonio Ramón Balmaseda, dijo que, tras dos años de vigencia de la bonificación, se ha intentado regular de una manera más simple, evitando que los ciudadanos aporten documentos a los que el Ayuntamiento puede acceder. «Ha habido un incremento sostenido de las solicitudes», indicó.

El segundo cambio que introduce la nueva ordenanza es la rebaja del tipo impositivo para los bienes de características especiales (Ibices) del 1,3% al 1,135%, que se encuentran fundamentalmente en el Puerto.

El padrón del Ibices se compone de 367 recibos que generan 2,81 millones de euros para el ejercicio de 2022. Con la reducción del tipo impositivo al 1,135%, el ahorro de las 192 empresas del Puerto será de 357.000 euros al año en su conjunto.

Sin embargo, el Tribunal Económico Administrativo del Ayuntamiento aclara que el alcance de la medida es bastante limitado ya que solo a la Autoridad Portuaria le corresponde el 20% del padrón. Esta institución y otras cinco grandes empresas serán las principales beneficiarias de la rebaja del impuesto, como advierte el Tribunal en su informe al decir que «los mayores beneficiarios de la reducción serían estos seis contribuyentes, que absorberían el 64,6% del importe total de la reducción del tipo (total de 356.981 euros), mientras que el resto (35,4%) se distribuiría entre más de 150 concesionarios.

Es más, los funcionarios ponen el foco en que se vaya a reducir el impuesto a la Autoridad Portuaria, que obtuvo 17 millones de euros de beneficio en 2020, y 19 millones de euros, en 2021.

En todo caso, el Ayuntamiento entiende que la reducción de ingresos será compensada por vías indirectas. «La reducción de recaudación por aplicación de esta medida se prevé compensar, en buena parte, con el crecimiento previsto de la actividad en el área de expansión del Puerto», se determina.

El edil del PP, Víctor Moreno, criticó la dimensión de la bajada. «Los mayores beneficiarios serán seis contribuyentes», expuso. En cuanto al IBI solar, dijo que antes estaba contemplada una bonificación máxima del 50% del catastro, pero ahora la cantidad bonificada no podrá superar el 33% del coste de ejecución material. «Esta medida está pensada más par a beneficiar al Ayuntamiento que a los contribuyentes», interpretó.

Lamentó que no se hubiera aprobado una bajada más ambiciosa a nivel general. «Ha sido una medida corta».

Lidia Cáceres, de Ciudadanos, aseguró que se ha perdido mucho tiempo y que la rebaja «no es suficiente». Para ella, hay «una falta total de ambición» en el descuento. Cree que el grupo de gobierno accede a bajar el Ibices «por la cercanía de las elecciones» ya que desde hace tiempo se viene dando largas a la adopción de esta medida.

Recordó al grupo de gobierno que se había comprometido también a estudiar una bajada de impuestos a nivel general. «¿Dónde queda el conjunto de los ciudadanos?», se preguntó.

El concejal de CC David Suárez recordó que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife tiene el tipo en 1,18% en el Ibices, pero el IBI general lo tenemos en 0,67 y allí en 0,52. «No han sido capaces de traer una bajada de impuestos para quienes peor lo están pasando, en vez de bajar impuestos a las grandes empresas del Puerto», denunció, «además, no han sido capaces de poner en marcha una nueva convocatoria del IBI social».

La concejala de Hacienda, Encarna Galván, respondió a la oposición diciendo que estaba buscando subterfugios para tratar de criticar la labor de gobierno, pese a que la medida había sido solicitada por los diferentes partidos que están fuera del gobierno. «Ahora dicen que el Ibices tiene que ir acompañada de otras medidas», ironizó.

«Ha sido este gobierno el que ha rebajado un 75% el impuesto de circulación para los vehículos que avanzan en la senda de sostenibilidad, lo que ha permitido un aumento del 356% del parque móvil que consume energías limpias», abundó, «y lo mismo con el IBI solar, que en momentos como el actual, con dificultades energéticas, está resultando una ayuda bastante estimable».

Dijo que este año se han duplicado las solicitudes respecto al primero. «También hemos beneficiado a las familias numerosas en el IBI y se ha reducido la plusvalía», prosiguió para desmontar el argumento de que la medida era electoralista, «y se suspendieron las tasas y cánones para ayudar a los ciudadanos a salir de la crisis».

Galván se mostró sorprendida por el hecho de que la oposición se centrara en el número de sujetos pasivos beneficiarios de la rebaja del Ibices. «Son los mismos que cuando ustedes propusieron la medida», señaló.

«En este siglo, el único alcalde que ha bajado el IBI ha sido Augusto Hidalgo», prosiguió la edil: subió del 0,44% al 0,52% con Pepa Luzardo; del 0,52 al 0,67%, con Jerónimo Saavedra; del 0,67% al 0,737%, con Juan José Cardona; y del 0,737% al 0,67%, con Augusto Hidalgo.