Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 29 de febrero
El año que viene, la capital grancanaria contará con una nueva tasa de basura. C7
2025 traerá a la capital una tasa nueva de basura y abre la puerta a actualizar el recibo del agua

Las Palmas de Gran Canaria

2025 traerá a la capital una tasa nueva de basura y abre la puerta a actualizar el recibo del agua

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria prepara el nuevo cuadro impositivo

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 17 de enero 2024, 12:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El año 2024 no aumentará la presión fiscal de los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria, salvo para aquellos dueños de vehículos de entre 25 y 40 años (5% del parque móvil) que ahora sí tendrán que pagar el impuesto de circulación. Sin embargo, el Ayuntamiento trabaja ya en un nuevo cuadro tributario para 2025 en el que aparecen, por ahora, dos novedades: la nueva tasa de basura y la posible actualización de la tasa de depuración en el recibo del agua.

La tasa de basura es una consecuencia de la aplicación de la ley aprobada en 2022, que obliga a todos los municipios y que repercute al ciudadano el coste de la recogida y transporte de todos los residuos que acaban en el vertedero para tratar de reducir la producción de basura. Por el momento se desconoce el importe del nuevo recibo, pero el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ya ha anunciado que en la ordenanza se habilitarán también rebajas fiscales en función de las condiciones económicas de los hogares.

En cuanto al recibo del agua, el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Francisco Hernández Spínola, apuntó que la ciudad tiene que cumplir el contrato suscrito con Emalsa, que obliga a una actualización anual de las tarifas.

Precisamente el hecho de que no se hayan revisado los precios desde 2010 es uno de los motivos de la judicialización de las relaciones entre la compañía de aguas y el Consistorio capitalino. Así, se está pendiente del pago de la actualización de tarifas entre 2014 y 2016, por un lado, y entre 2022 y 2023. Spínola informó este miércoles de que se ha abonado ya el periodo 2017-2021 en cumplimiento de una sentencia judicial. Y adelantó que su intención es sacar la relación con Emalsa del marco litigioso para lo que se está llegando a acuerdos extrajudiciales con la empresa mixta, que se han traducido ya en la renuncia a dos procedimientos, sobre el compromiso de que se honrará el contrato.

En todo caso, prometió que la actualización de las tarifas de depuración impagadas en años anteriores no se dejará sentir en el bolsillo de los ciudadanos este año. «Eso no va a repercutir en los ciudadanos porque esas subidas se pagarán con cargo a los presupuestos del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria», indicó el edil, «jamás podrá tener efectos retroactivos».

Estas declaraciones se produjeron en el marco de una comparecencia del coordinador general de Hacienda, David Gómez, a petición del PP, para que diera cuenta de la liquidación de la deuda con Emalsa. El alto cargo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria informó de que en 2023 se había abonado a Emalsa casi 19 millones de euros. De esta cantidad, unos 13,27 millones de euros fueron por la actualización de la tasa de depuración entre 20167 y 2021 en cumplimiento de una sentencia; otros 5,48 millones de euros corresponden al contrato de saneamiento entre diciembre de 2022 y noviembre de 2023 por otra resolución judicial; unos 640.000 euros por la revisión de precios del contrato de saneamiento; otros 120.000 euros por intereses legales; y unos 212.000 euros por la reparación de la depuradora de Jinámar.

La única cantidad de 2023 que no se ha podido pagar todavía es la indemnización que hay que pagar a Emalsa por la tasa de lodos, que asciende a 840.000 euros.

«Los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria deben saber que va a subir el recibo de agua porque esa tasa de depuración va a tener que repercutirse», denunció el concejal del PP Diego López, «ahora dicen que esto no lo van a pagar los ciudadanos, pero el dinero público sale del bolsillo de los vecinos».

El representante del Partido Popular propuso que, puesto que en 2025 va a haber un cambio del marco tarifario, se aproveche para compensar el cobro de la tasa de basura y la posible actualización de la tasa de depuración con una rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Por su parte, el portavoz de Vox, Alberto Rodríguez, lamentó que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria haya perdido peso en la capacidad de gestión de Emalsa después del cambio accionarial que concentra el 51% de la empresa en Saur. «Eso sí que es un gravísimo problema porque hemos perdido la capacidad de la gestión de ese servicio tan importante», indicó. NO obstante, la actualización de las tarifas sigue dependiendo del Consistorio.

Spínola concluyó su ronda de respuestas reseñando la importancia que tiene no solo normalizar las relaciones con Emalsa, sino reducir la deuda comercial del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Y ahí se inscriben los casi 19 millones de euros abonados a Emalsa, pero también a FCC por la limpieza (más de 30 millones de euros) o los trabajos de vías y obras (alrededor de 9 millones). El edil de Hacienda recordó que en seis meses se ha reducido la deuda comercial de 110 millones de euros a unos 53 millones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios