La tristeza de una fuente seca

En la fuente de la plaza de Elche ya no fluye el agua. Construida con motivo del hermanamiento de San Bartolomé de Tirajana con la ciudad ilicitana y convertida en postal de bodas en los ochenta, la pieza arquitectónica lleva tiempo seca. En San Agustín piden su reparación y que vuelva a funcionar.

GABRIEL SÚAREZ | MASPALOMAS

Impedir que la indiferencia haga desaparecer los pocos elementos emblemáticos del Sur. Esto es lo que buscan los vecinos de San Agustín, quienes están dispuestos a dar batalla para conseguir que las administraciones competentes pongan dinero para renovar, modernizar y reflotar la plaza de Elche y la fuente situada en este agradable rincón.

«Esa plaza y la fuente se crearon para conmemorar el hermanamiento de San Bartolomé de Tirajana con la ciudad de Elche, cuyo protocolo data de septiembre de 1982, y desde entonces esa pieza arquitectónica ha estado en funcionamiento contadas veces, por lo que invitamos a las administraciones a que se pongan manos a la obra y la recuperen para dar otra imagen a vecinos y turistas que nos visitan», afirma Santiago, un acérrimo defensor de la urbanización turística más antigua del Sur.

La plaza, que además de la fuente cuenta con una escultura representativa de la Dama de Elche, era la imagen postal elegida por muchas personas para las fotos de bodas en los años ochenta. «Por esto solo merece un esfuerzo y que se le cuide y adorne para ofrecer a los vecinos y turistas algo de alegría», señalan.

«Tampoco sería pedir demasiado que el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana o el Gobierno de Canarias destinen una partida para que se abra el grifo de la fuente de la referida plaza, así las palomas podrán beber y los usuarios sentirse fresquitos con el fluir del agua», apuntan, lamentando que este espacio, una plaza pública, haya sido olvidado cuando se realizaron las obras de transformación de la GC-500 en vía urbana y que incluso hasta los técnicos de Gesplan lo pasaran por alto en la redacción del Plan General de Ordenación Supletorio.

Gastos. Ahora no recuerdan cuanto tiempo lleva sin funcionar, pero estiman que son años. «El último en preocuparse fue el ahora exedil municipal Esteban Valido Hernández, hace más de diez años , quien hizo un proyecto para cambiar motores, tuberías y otros materiales de la fuente». Al parecer los trabajos no dieron el resultado esperado y la arena ha terminado obstruyendo los tubos, por lo que la fuente dejó de funcionar.

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana no tiene ningún proyecto de momento para repararla, pero sí cuida la limpieza del lugar y atiende y riega las zonas verdes.