Wolfgang Kiessling, presidente del Grupo Loro Parque, en una imagen de archivo. / JUAN CARLOS ALONSO

Kiessling lamenta las trabas al parque pero no desistirá

El presidente del Grupo Loro Parque subraya en una carta abierta que no entiende que sistemáticamente se pongan obstáculos

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Wolfgang Kiessling, presidente del Grupo Loro Parque, lamenta las «constantes trabas que dificultan la construcción de Siam Park en Gran Canaria», un gran parque acuático previsto en El Veril, en San Bartolomé de Tirajana

En una carta abierta, Kiessling lamenta que surjan más trabas, subraya los años de espera para el inicio de los trabajos y finalmente concluye que, pese a todo, no lograrán que desista del proyecto.

«Últimamente, desde nuestra empresa, estamos muy desorientados», escribe Kiessling. «Por razones de competencia desleal se dejan de mover las teclas políticas de tal manera que un parque, que ha sido nombrado por TripAdvisor durante 8 años consecutivos como el mejor parque acuático mundial, está siendo torpedeado».

«Conviene recordar», agrega, «que fueron los grupos, tanto políticos como empresariales, los que nos propusieron invertir en Gran Canaria para desarrollar una atracción turística 'World Class'. Como es costumbre en el grupo Loro Parque, aceptamos dicho reto, compramos un terreno mayor que en Tenerife; reunimos un grupo de expertos del Cabildo Insular y del Ayuntamiento; presentamos nuestro proyecto, y conjuntamente con el entonces presidente del Cabildo, Sr. Bravo de Laguna, y el ex alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Sr. Marco Aurelio, consultando con todas las autoridades, iniciamos los trámites para construir el Siam Park Gran Canaria. El Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria expuso la única dificultad existente en relación a la compra del terreno, dado que ellos la habían inscrito en la fase de negociación. Es decir, dos meses antes de la firma de la escritura pública y, en consecuencia, tuvimos que aceptar una concesión que hemos venido pagando puntualmente».

Agrega el presidente del Grupo Loro Parque que «la RIC con la cual trabajamos en Canarias –que es en gran parte responsable de crear empleo y nuevas empresas– no se ha podido materializar, como consecuencia de los retrasos surgidos en todos estos años, con la pérdida de inversión y creación de puestos de trabajo que estos suponen (...) Desarrollar ese parque como inicialmente estaba previsto es mucho más difícil a día de hoy, porque toda la inversión depende de la rentabilidad o retorno».

«Lo que menos hace falta», subraya, «son más impedimentos para invertir en Gran Canaria. (...) Si ahora estos grupos, que únicamente se mueven por intereses económicos, están pensando que van a lograr que nos retiremos de nuestros proyectos en Gran Canaria, de antemano les digo que lamentablemente están perdiendo el tiempo».