Imagen de archivo de ransporte del prototipo W2Power a su ubicación para pruebas en aguas de Gran Canaria. / C7

Enerocean propone 2 parques eólicos flotantes que suman 180 MW

El prototipo de doble turbina W2Power que la empresa ya ha testado en la isla se multiplicaría por 16 en el litoral de San Bartolomé de Tirajana

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La primera plataforma marina flotante con doble turbina del mundo, la innovadora W2Power que la empresa Enerocean ha testado en la isla, pretende multiplicarse en la costa de San Bartolomé de Tirajana, donde quiere instalar dos parques eólicos que suman 180 MW de potencia. De momento ha iniciado la declaración de impacto ambiental ante el Ministerio para la Transición Ecológica de los proyectos denominados Canarray I y II.

Aún se desconocen los detalles y los números de los dos nuevos parques que solicitan instalarse en aguas del Sur, salvo que Canarray I tiene 48 MW de potencia y Canarray I llega a 132 MW, convirtiéndose así en el proyecto de mayor potencia prevista que haya iniciado la tramitación para hacerse realidad en una franja costera en la que ya existen proyecto para poner 39 molinos en 8 parques distintos entre Arinaga y la central de Tirajana. La mayoría son de 2019 en adelante y solo 2 parques tienen emitida la declaración de impacto. Suman 7 molinos y 35 MW.

Como la plataforma W2Power ofrece hasta 12 MW a través de sus dos aerogeneradores, la empresa malagueña propone 16 plataformas flotantes entre ambos parques, 4 de ellas en Canarray I y 12 en Canarray II, donde se deja un margen para reducir la potencia de las unidades. El prototipo pesa 40 toneladas y se asienta en torres de inclinación lateral con un diseño pensado para que pueda ajustarse a la hora de entrar y salir del puerto. A gran escala, está concebida para establecerse en aguas con profundidades que varían entre 35 y 300 metros.

Plataforma flotante de doble turbina de la empresa Enerocean siendo testada en la costa grancanaria. / C7

La compañía malagueña ha demostrado que su tecnología tiene un coste muy inferior, no solo en el desarrollo sino también en la instalación, a otras instalaciones offshore activas en el mercado de la eólica marina.

Además, ofrece una mayor potencia de generación sin necesidad de aumentar el uso de acero en la construcción de la plataforma, convirtiéndose así en la solución flotante de menor coste para la generación de energía eólica en aguas profundas.

Con tecnología 100% española, la plataforma fue presentada en el mes de abril de 2019 y se hizo realidad unos meses después al conectar a la red el primer prototipo.