Imagen del zifio que fue encontrado a una milla de Gran Canaria. / ryan scott

Encuentran muerto un zifio de Cuvier en el sur de Gran Canaria

El animal mide unos cinco metros y va a ser llevado a Arguineguín para luego realizar la necropsia en la ULPGC

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El fotógrafo Ryan Scott se dirigía a entregar las fotos que había tomado en un barco de observación de cetáceos cuando se encontró, a una milla de Amadores, en el sur de Gran Canaria, con el cadáver de un zifio común ( Ziphius cavirostris).

La lancha en la que suele hacer estos desplazamientos para la empresa Fotos Juan Fleitas mide 6,2 metros. Y el animal «casi era tan grande» como la embarcación. « Debía medir unos 5,5 metros», expuso Scott.

«Es el primero que veo», prosigue, en relación a uno de los cetáceos más desconocidos y que empezaron a ser descubiertos por el gran público a raíz del varamiento masivo de zifios en Fuerteventura y Lanzarote de 2002. La posterior investigación que lideró el Instituto Universitario de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSA) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) demostró la correlación entre la utilización de sónares submarinos y la muerte de este tipo de cetáceos por una enfermedad descompresiva parecida a la que sufren los buzos.

Otras fotos del animal muerto. / Ryan Scott

El zifio común o de Cuvier puede alcanzar los siete metros de adulto. Su distribución se conoce principalmente por los varamientos, en especial en torno a las islas oceánicas, pues son animales de gran profundidad. En Canarias se ha documentado la presencia de seis especies de la familia de los zifios.

En el caso del ejemplar encontrado en el sur de Gran Canaria, ha sido ya localizado por la embarcación de Salvamento Marítimo Salvamar Macondo.

La embarcación lo llevará al muelle de Arguineguín, desde donde será trasladado a la facultad de Veterinaria de la ULPGC. Allí será sometido a una necropsia que servirá para esclarecer las causas de la muerte del cetáceo.

Un par de tiburones y una bandada de gaviotas se alimentaban de los restos del zifio mientras llegaba el barco de Salvamento Marítimo.