Borrar
Momento en el que José López abandona el pleno, solo y con gesto serio, una vez acabada la sesión. Arcadio Suárez

El alcalde de Ingenio dimitirá y renunciará al acta el 5 de febrero

José López se despide con un discurso de media hora en el que insiste en que se va porque le obligan y en el que se reafirma en todas sus decisiones| El público le despide entre aplausos y bravos | Dejó la sesión solo, sin el arrope de los ediles de la corporación, salvo las palmas de los de su partido y alguno de Somos PP

Gaumet Florido

Ingenio

Lunes, 29 de enero 2024, 18:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El alcalde de Ingenio, José López Fabelo, despejó este lunes, ante el pleno municipal, las dos dudas que faltaban tras su anuncio de dimisión, el 13 de enero. Una, que la formalizará el próximo lunes, 5 de febrero, con efectos a partir del 6. Y dos, que también renunciará a su acta de concejal. ¿Y por qué el 5? Porque quiere estar de alcalde el viernes 2, día de la patrona de Ingenio, la Virgen de la Candelaria.

En un pleno corto y vacío de contenido en el que hasta el PSOE pidió dejar sobre la mesa la única moción que se iba a tratar, López Fabelo concretó su salida al final de un discurso de media hora en el que insistió en que se va porque le obligan su socio de gobierno (Somos PP) y sus propios compañeros de coalición (Forum Drago-NC) y en el que aseguró que «volvería a repetir» todas aquellas decisiones por las que dice haber sido sometido a un «escarnio público, mediático, personal y político».

«Que me recusen 1.000 veces más», soltó en alusión a la recusación que contra él planteó Naturgy y que, a la postre, desencadenó la crisis que se ha saldado con su salida. La multinacional trató de impedir que López tomase alguna decisión sobre los dos parques fotovoltaicos que proyecta en El Burrero, porque antes de llegar a regidor presentó alegaciones contra la instalación de uno de ellos.

«Me voy con la cabeza alta»

«Me voy con la cabeza alta», dijo, y también «con la conciencia limpia y serena» porque siempre ha actuado en defensa de Ingenio, aseguró López, que anunció que dedicará su último día a despedirse de todos los empleados municipales; primero, según anunció, los barrenderos.

«Vine a la política para luchar contra los elementos que han tenido a nuestro pueblo arrinconado y muchas veces despreciado por los poderes fácticos y casi todas las instituciones públicas». Y en ese contexto, pareció mandar un recado a NC, su socio en la coalición. «No vine para ser un fiel representante de los intereses estratégicos de ningún partido de chaqueta y corbata a los que desde la lejanía este rincón de tierra no les importa nada».

Cuando acabó, se levantó y se marchó, solo, con gesto serio y en medio de los vítores y los aplausos de la mayor parte del público que abarrotó el salón de Plenos, en contraste con la actitud más pasiva de sus compañeros de corporación, quienes lo escucharon con respeto, pero que no hicieron gesto alguno tras su adiós. Solo le aplaudió el resto de ediles de Forum (no la edil de NC, Catalina Sánchez), y alguno de Somos PP. López se fue a su despacho seguido de familiares.

Él mismo se encargó de enfatizar su soledad. «Me voy sin el apoyo de mis compañeros, por eso dejo de ser alcalde», les soltó entre otros reproches, entre los que no faltó recordarles que, frente a ellos, se va con el arrope del pueblo, donde dijo que reside la verdadera soberanía.

«No me quiero ir, he sido el hombre más feliz del mundo»

Explicó que se va porque ha pasado un «calvario» y porque se ha visto muy afectado «por unos ataques tan desproporcionados». «Yo no me quiero ir, he sido el hombre más feliz del mundo al servicio de mis vecinos», añadió justo antes de confirmar que su marcha se debe al socio de gobierno, Somos PP, que, según dijo, se negó a mantener el pacto mientras él siguiera de alcalde. En ese contexto, su partido ha optado por seguir sin él. «Acepto esa decisión democrática».

Tras subrayar que no entró en política para defender intereses personales, aprovechó para hacer balance de los objetivos que ha podido cumplir, entre los que destacó la participación ciudadana, «con un alcalde permanentemente en la calle, con más de 600 visitas en solo 7 meses», y de los que no, como una solución al rechazo popular al paso del cable de Redeia por Carrizal.

Y volvió a hacer una defensa cerrada de su discutida decisión de encargar informes externos respecto a varios expedientes, entre ellos el de Naturgy y el Hiperdino en Carrizal. «Si hiciera falta, iría al Tribunal de La Haya para defender a Ingenio».

Pese a la brevedad de su mandato, sacó pecho de una gestión que, según dijo, aludiendo a una encuesta que acaba de recibir, les habría dado ahora 12 concejales, casi 13, frente a los 9 de las elecciones. «Me decía hoy un vecino que el pueblo tiene lo que se merece, me niego a aceptarlo, el pueblo supo elegir», dijo al final de su discurso. «He contribuido a la unión de cochineros y legañosos. Nadie puede decir que es más de Ingenio que yo con el orgullo de ser hijo de Carrizal». Dijo que se va, pero que no se va, porque siempre luchará por Ingenio.

Cuenta atrás para Vanesa Martín, a la que López no aludió en su despedida

A partir del día 5 se abre una situación de interinidad en el Ayuntamiento. Primero habría que convocar un pleno extraordinario en el que se tomaría conocimiento de la renuncia del alcalde, momento a partir del cual la presidencia de la corporación recaería en el primer teniente de alcalde, Rayco Padilla, líder de Somos PP. Mientras, correrían los plazos para la convocatoria de un nuevo pleno extraordinario en el que formalmente se votaría a la que ya se ha pactado que sea la nueva alcaldesa, Vanesa Martín, también de Forum Drago-NC, hasta ahora mano derecha de López y a la que, por cierto, el todavía alcalde no citó en su despedida.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios