Edificio de viviendas del Consorcio Insular en Marmolejos (Gáldar). / C7

El Consorcio de Vivienda crea un servicio de mediación comunitaria

El objetivo es atender los crecientes casos de impago del alquiler y la cuota de la comunidad y mediar en los conflictos entre los vecinos

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El Consorcio Insular de Vivienda del Cabildo ha sacado a concurso la prestación de un servicio de mediación comunitaria entre vecinos y de intervención social y/o jurídica para la prevención de la morosidad y la conflictividad social en los edificios de su propiedad, una iniciativa novedosa en el archipiélago.

La iniciativa afecta a sus inmuebles de Marmolejos y calle Bajada de Las Guayarminas, en Gáldar, y La Aldea de San Nicolás, a los que se unirá una promoción de 63 viviendas en el barrio capitalino de El Secadero gracias a la financiación obtenida a través del programa europeo Next Generation.

El objeto del concurso es cumplir con la responsabilidad de velar por el correcto desarrollo de las funciones del Consorcio como propietario y responsable de la gestión del parque insular de viviendas.

El servicio atenderá también los c asos de impago del alquiler y la cuota de la comunidad, que se han agudizado con la crisis sanitaria y socioeconómica, generando o incrementando las situaciones de vulnerabilidad o de riesgo de padecerlas.

Conflictos entre vecinos

Además, actuará en los conflictos que se generan en cualquier comunidad y que, si no se gestionan adecuadamente, acaban desencadenando en problemas de comunicación y convivencia entre las personas residentes, en ocasiones de difícil solución.

De momento el ámbito de actuación del servicio se limitará a los pisos de alquiler con opción a compra construidos por el Consorcio en Gáldar y La Aldea de San Nicolás.

Se trata de un edificio de tres plantas en Marmolejos, que cuenta con 29 viviendas y una superficie construida de 3.091 metros cuadrados; el sito en la calle Bajada de Las Guayarminas, también de tres plantas sobre rasante, que dispone de 15 viviendas y 11 plazas de garaje y que alberga un yacimiento arqueológico; y del inmueble ubicado en la calle Sacristán Manuel Araujo y Lomba (La Aldea de San Nicolás), con 20 viviendas.