Un momento de la actuación de Soraya Arnelas. / C7

Cerca de 300.000 personas se pasaron por el Maspalomas Pride

La organización califica este fin de semana de «éxito rotundo». Desde la patronal valoran el impacto económico en unos 50 millones

CANARIAS7 San Bartolomé de Tirajana

Cerca de 300.000 personas pasaron por el Maspalomas Pride By Freedom, que en su 21 aniversario volvió a recuperar datos de asistencia de antes de la pandemia, según informó la organización en un comunicado. Freedom Asociación LGTB califica de «éxito rotundo» este último fin de semana, en el que «se llenó casi al completo» la plaza del Centro Comercial Yumbo, en Playa del Inglés (San Bartolomé de Tirajana), tradicional epicentro del Pride.

El acto más multitudinario, un año más, fue el desfile de carrozas del sábado, en el que participaron 19 vehículos que recorrieron las calles de Playa del Inglés. «Gente de todas partes del mundo bailaron y se divirtieron al ritmo de los dj´s de cada carroza que ponían fin a su recorrido en la plaza mas orgullosa del sur de Gran Canaria», se apunta en el comunicado. Allí la música siguió sonando hasta altas horas de la madrugada con un lleno total del centro comercial y sus aledaños.

Las previsiones de la organización estimaron la afluencia al desfile en unas 80.000 personas, pero desde la patronal turística rebajaron esa cifra hasta las 40.000 («calculado matemáticamente», apuntan), aunque, eso sí, el vicepresidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), Tom Smulders, defiende que el impacto mediático y promocional fue un éxito.

Actuación de Soraya Arnelas

Este domingo tuvo lugar la gala de clausura, con actuaciones musicales que pusieron el colofón final a la Maspalomas GayPride, presentado por Fruela y el canario Rubén Diza en un escenario al que se subieron artistas como el británico Amir, además de la espectacular voz de Soraya Arnelas, que volvió a hacer bailar a todo el público presente. La fiesta continuó con la Freedom Party ' La casa de las Flores' hasta las dos y media de la madrugada.

Para la organización, «han sido 11 días de buena música, fiestas coloridas y reivindicativas que llenaron el sur de Gran Canaria de turismo y generaron una buena inyección económica para la isla». En la presentación del programa se habló de un impacto económico de 150 millones de euros. Sin embargo, la patronal, por boca de Smulders, apunta, a modo de balance, que los 25.000 o 30.000 visitantes al Pride se gastaron unos 50 millones de euros.

Advierte de que si bien los locales alojativos de gay exclusivo registraron casi un lleno, la ocupación en el entorno del Yumbo este último fin de semana estuvo entre un 80 y un 100%.

Desde hoy ya comienza la cuenta atrás para el próximo Maspalomas GayPride, que, según avanza Freedom Asociación, será del 4 al 14 de mayo del 2023. Mientras, la patronal turística ya tiene puestas sus miras para el carnaval, del 9 al 19 de junio.