Vista parcial de la playa de Maspalomas, sin servicio de hamacas y sombrillas. / JUAN CARLOS ALONSO

San Bartolomé reactivará 9 de los 18 sectores de hamacas

La reanudación del servicio, que está en trámites de ser municipalizado, se hará de forma paulatina. Primero, en 4 playas

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé de Tirajana

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana trabaja a marchas forzadas para volver a dotar a las playas del municipio de un servicio de hamacas y sombrillas, inoperativo desde que estalló la pandemia, allá por marzo de 2020. Mientras camina el expediente para la municipalización de esta prestación, el ejecutivo ya tiene decidido que la reinstauración será paulatina. Por lo pronto, reactivarán 9 de los 18 sectores en los que estaba estructurado, en los que se pondrán a disposición de los usuarios entre 1.800 y 2.000 hamacas y unas 800 sombrillas.

De los sectores que se pondrán en marcha, uno estará en la Playa del Cochino, cuatro en Playa del Inglés, tres en Maspalomas y uno en Meloneras. En el servicio habitual no todos contaban con el mismo número de hamacas. Los había de 100, otros de 200 y otros, los menos, estaban formados por 400 unidades. Dado que aún están pendientes de que se defina la distancia que ha de haber entre las hamacas, según se fije por protocolo sanitario, no está claro si los sectores se corresponderán del todo con los de antes. Los habrá que sí y luego habrá otros que ocupen la superficie de uno y parte de otro.

EN DETALLE

  • 8 sectores de 18 El servicio será repuesto de forma paulatina. Primero, solo la mitad.

  • En cuatro playas Esto será para empezar. El servicio sí está activo en San Agustín y Las Burras porque no es municipal.

  • Mitad del material Primero solo se habilitarán 2.000 hamacas y 800 sombrillas de las 5.300 hamacas y 2.600 sombrillas autorizadas.

La pretensión del edil responsable del Litoral, Samuel Henríquez, es que el servicio vuelva a estar operativo antes de que acabe el año. Por lo pronto, el expediente para su municipalización, una vez aprobado en el pleno, deberá someterse ahora a un periodo de información pública. Mientras tanto, Henríquez explica que, para ganar tiempo y de forma paralela, el gobierno local le ha encargado a una empresa externa la redacción de los términos y condiciones de la encomienda que se le hará a Emursa, la empresa municipal que asumirá a partir de ahora la gestión de hamacas y sombrillas.

A falta de lo que se determine en ese trabajo ya encargado, Henríquez no se atreve a especular con la cuantía del canon que tendrá que pagarle el Ayuntamiento a Emursa para que lleve el servicio, pero sí calcula que bastará con que cubra el coste de los salarios del personal. «La idea es que la empresa se encargue de costear el mantenimiento del material, para lo que podríamos disponer que una parte de los beneficios anuales se destine a sufragar esos costes».

De entrada, ya cuentan con hamacas y sombrillas con las que poder reanudar el servicio. Aunque entre las previsiones figura la renovación de todo ese material, han decidido limpiar y arreglar parte de las actuales para que al menos ese trámite no les retrase la puesta en marcha.

Los 47 trabajadores, que serán subrogados de la anterior concesionaria, Perfaler, se irán reincorporando al servicio de forma progresiva, según vaya exigiendo la demanda. Por ahora, todo ese colectivo de profesionales sigue en Erte. Perfaler no pudo volver a gestionar esta prestación cuando se levantaron las primeras restricciones por la pandemia porque la ley no permite reinstaurar una prestación si el contrato, como es el caso, está vencido.

u

u

u