Vista parcial de la zona donde se produjo la reyerta, en la parte de arriba del Centro Comercial Plaza, que, en principio, está cerrado. / JUAN CARLOS ALONSO

San Bartolomé pide refuerzos policiales puntuales por la reyerta del fin de semana

La alcaldesa y el edil de Seguridad insisten en subrayar que estos incidentes no pueden quebrar la imagen del sur como destino seguro

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé de Tirajana

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ha solicitado una reunión con la Delegación del Gobierno en Canarias para pedir que se les dote de «refuerzos puntuales, en lugares y momentos concretos», para evitar incidentes violentos como el que se vivió este pasado fin de semana, en la madrugada del sábado al domingo, en la Plaza de Maspalomas, en la zona superior del centro comercial Plaza. La reyerta, en la que se enfrentaron varias personas con armas blancas y botellas rotas, tuvo lugar sobre las cuatro de la mañana y se saldó con dos heridos, uno de ellos con cortes de carácter moderado en el cuello. En un principio, se temió que el corte, que le produjo una abundante hemorragia, le había afectado a la yugular, pero finalmente no fue así.

La alcaldesa, Conchi Narváez, confesó su preocupación por lo sucedido, pero enfatizó que se trata de un «problema puntual y concreto». «Ejemplo claro es que durante toda una semana hemos estado disfrutando de un evento muy importante a nivel de promoción, el Winter Pride, con gran éxito, generando economía y con la asistencia de más de 20.000 personas y no ha habido ningún incidente a destacar», matizó Narváez. A su juicio, e l problema es que, a pesar de tratarse de «un hecho puntual, por desgracia ha corrido por las redes sociales y eso sí puede perjudicar al destino a nivel de imagen».

  • El incidente A las 04.00 de la mañana del domingo. Reyerta con dos heridos. Emplearon arma blanca y botellas rotas

  • Respuesta municipal Ayuntamiento y patronal turística pactan pedir un mayor refuerzo policial en zonas concretas

  • Junta de Seguridad La Delegación del Gobierno atiende la solicitud y convocará en breve una Junta de Seguridad

Así las cosas, explicó que, tal y como pactó la misma jornada del domingo con Tom Smulders, presidente de la Comisión de Turismo y Seguridad de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), Ayuntamiento y patronal han decidido ir de la mano y este lunes dieron el paso de solicitar formalmente y por escrito una reunión a la delegación del Gobierno. «Nuestra intención es que de forma puntual y concreta, nos facilite un mayor refuerzo de policías nacionales, en coordinación con la local, en momentos concretos y en lugares concretos, en fines de semana y en zonas como Metro, Kasbah y Plaza de Maspalomas», subrayó la alcaldesa.

Muy en línea con la posición de la regidora municipal, Samuel Henríquez, concejal responsable de Seguridad en San Bartolomé de Tirajana, puso especial énfasis en subrayar que el incidente fue puntual y que lo sucedido no puede desvirtuar la imagen que tiene la isla, y particularmente el sur, de destino seguro. Con todo y con eso, coincidió en la necesidad de coordinar fuerzas con la Policía Nacional para actuar en los puntos donde se detectan las incidencias más preocupantes.

Smulders, que también reclama ese necesario refuerzo policial, focaliza la conflictividad en grupos de canarios y marroquíes que en realidad no salen a divertirse, sino a buscar pelea y que para eso aprovechan los macrobotellones que se improvisan en puntos del sur como, por ejemplo, la Plaza de Maspalomas. A su juicio, el problema se ha ido agravando en las últimas semanas, de ahí que entiende que es vital que las fuerzas policiales actúen cuanto antes para «cortar de raíz» esta espiral. De entrada, subraya, no debe haber botellones en la calle y eso se consigue, apunta, con medidas preventivas, con una mayor presencia policial en las zonas en las que se reúnen.

El representante de los empresarios turísticos hace un llamamiento al respeto, al civismo y a la diversión sana, y recuerda a los que producen estos altercados el tremendo daño que pueden ocasionar «al motor económico del que posiblemente vivan sus familias».

Restos de sangre de uno de los heridos este pasado fin de semana. / C7

Henríquez asegura que el Grupo Operativo de Apoyo (GOA) está saliendo todos los fines de semana y que una de sus líneas de acción es precisamente el control de los botellones. «El problema es que se van desplazando de un sitio a otro; si los sacas de un punto se van a otro», explica. Ahora se están concentrando en la Plaza de Maspalomas. «Volveremos a actuar», advierte el concejal.

Tanto AV-PP, en la oposición, como Hablemos Ahora, que no tiene representación municipal, remitieron este lunes sendos comunicados en los que instan al gobierno local a implicarse y actuar con firmeza para acabar con estos incidentes de «extrema gravedad». En particular, Hablemos Ahora pide que se convoque con urgencia la Junta de Seguridad Local.

El Plaza está cerrado y sin luz, pero cuatro locales sí están abriendo

En los vídeos que se difundieron por las redes sociales este fin de semana llamaba la atención la oscuridad de las imágenes. No eran producto de un móvil defectuoso. Lo que reflejaban era la coyuntura excepcional en la que está inmerso el Centro Comercial Plaza, que está sin suministro eléctrico desde hace meses, desde enero pasado. El incendio producido en un local de alquiler de motos dañó la instalación eléctrica del edificio y la Consejería de Industria del Gobierno regional le cortó la luz a todo el recinto hasta que no la renueven entera. ¿El motivo? Porque ya no cumple la normativa. Es decir, este histórico complejo, situado en pleno meollo de Playa del Inglés, está cerrado y sin suministro eléctrico desde hace 10 meses. Sin embargo, y pese a que sobre el papel no podrían hacerlo, han reabierto cuatro locales, todos situados en la planta baja y dedicados al ocio nocturno.

A pesar de que algunas voces desligaban este lunes el incidente violento de la plaza, en lo alto del centro comercial, del hecho de que estos locales estén abiertos, empresarios afectados del propio recinto y la misma administradora de fincas sí creen que al menos contribuyen a atraer gente a un lugar que, a día de hoy, no reúne condiciones porque no tiene luz y debería estar cerrado. Sostienen que los locales que están operativos lo están haciendo bajo su exclusiva responsabilidad y gracias a grupos electrógenos que han ubicado, para disgusto de la comunidad, en zonas comunes del complejo. Se quejan de que los han denunciado por dos veces ante Industria del Gobierno regional y una vez ante el Ayuntamiento, pero que hasta ahora no les consta que nadie haya actuado.

Ni la alcaldesa ni el edil de Urbanismo, que es también Samuel Henríquez, tenían constancia ayer de esta reclamación y se comprometieron a recabar información.

Entre los afectados hay además decenas de propietarios de las numerosas plazas de garaje que hay en el complejo.