Recreación comparativa entre los kioscos nuevos (izquerda) y los anteriores. / C7

San Bartolomé acelera para reabrir los kioscos de Playa del Inglés y Maspalomas

A los trabajadores ya se les acabó el ERTE y están preocupados por su futuro. El nuevo concurso contempla su subrogación

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé de Tirajana

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana intensifica los trámites para la reapertura de los kioscos que ya están instalados en Playa del Inglés y Maspalomas. El edil de Urbanismo y Cuidado del Litoral, Samuel Henríquez, asegura que el expediente está ultimado para que pueda salir a concurso en las próximas semanas. No le gusta hablar de plazos, por lo que no se atreve a pronosticar para cuándo podrán estar operativos. En todo caso, y aunque aún hay margen, ya van justos para que abran con la llegada del verano.

El tiempo apremia, y no solo porque está a la vuelta de la esquina una nueva temporada estival sin que los kioscos estén operativos. También les presiona la situación en la que se ha quedado la veintena de trabajadores de estos establecimientos, a los que ya se les acabó el ERTE.

Henríquez informa de que la alcaldesa Conchi Narváez y él se reunieron con ellos esta semana y de que les explicó cómo están los trámites. Les garantizó que en los nuevos pliegos se recoge la obligación expresa de su subrogación por los nuevos adjudicatarios.

Cinco años y tres meses almacenados en una nave

Los nuevos kioscos llevan ya tiempo instalados y cerrados en las dos playas. El gobierno municipal casi en peso acudió a la presentación del primero de ellos, en febrero de 2020. Entonces habían logrado sacarlos de la nave de Arinaga, en Agüimes, donde llevaban almacenados cinco años y tres meses y después de una inversión de unos 573.737 euros para su adquisición.

Un informe de impacto medioambiental y luego una reclamación de Costas impedía colocarlos para sustituir a los anteriores, que tenían una antigüedad de 22 años. Lo desbloquearon y les dio tiempo a colocar los dos primeros, pero a los pocos días estalló la pandemia y todo se frustró. Dejaron de venir los turistas, se vaciaron los hoteles y las playas y cambió a la fuerza la prioridad de las políticas públicas.

Saldrán a concurso en dos lotes

Sin embargo, la burocracia municipal ha ido incluso más lenta que la lucha de la humanidad contra el virus. La sociedad ha aprendido a convivir con la Covid sin que el Ayuntamiento haya podido reabrir los kioscos.

Hace un año el propio Henríquez anunció que ya había llegado el estudio económico que fija el canon que se pedirá a cada concesionario para hacerse cargo de cada kiosco, porque las expectativas de ventas no son las mismas para todos. Y dijo que a partir de ahí se pondrían con los pliegos. Pero ha pasado un año y el contrato aún no ha sido licitado. El concejal del Litoral confía en que esta vez los trámites avancen con mayor agilidad. Anuncia que saldrán a concurso en dos lotes.

En 2014 el Consorcio Maspalomas Gran Canaria compró 10 módulos destinados a kioscos-bares de playa (8) y kioscos vestuarios/taquillas (2) por 573.737 euros. Cada kiosco ocupa 20 metros cuadrados. Cada módulo tiene el espacio destinado a bar, pequeño almacén, baño y generador de corriente. Y cada taquilla dispone de un espacio para taquillas y dos baños. En Playa del Inglés y El Cochino irán colocados 5 kioscos-bares y un kiosco-taquilla y en Maspalomas, tres kioscos-bares y un kiosco- taquilla.