La consejera de Agricultura, Alicia Vanoostende, atiende las explicaciones del técnico de Coagrisan, Marcelo Rodríguez. / GF

La Aldea tira ya 1,8 millones de kilos de tomates y el Gobierno promete ayudas

El mildiu afecta ya a 25 hectáreas y a unos 50 productores. «Sin ayudas urgentes no seremos capaces de asumir la próxima campaña»

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO La Aldea

Desolador. Ese fue el adjetivo al que recurrió este miércoles la consejera de Agricultura del Gobierno canario, Alicia Vanoostende, para describir la estampa de la finca que acababa de visitar, una de las más afectadas por la plaga del hongo mildiu que está azotando en esta campaña a los tomateros de La Aldea. «Ha arrasado con el cultivo». Los tomates que quedaban estaban en el suelo. Según Marcelo Rodríguez, técnico de la cooperativa Coagrisan, a estas alturas ya se han tirado 1,8 millones de kilos y están afectadas 25 hectáreas. Estiman que este año dejarán de producir 4 millones y medio de kilos. Vanoostende, que visitó este miércoles La Aldea para conocer in situ el impacto de la plaga, se comprometió a buscarles «ayudas paralelas».

Por lo pronto, la situación es desesperada. «¿Dónde estamos? En el fondo», sentenció Rogelio Rodríguez, vicepresidente de Coagrisan. «Necesitamos ayudas urgentes; si no va a ser imposible que podamos asumir solos la próxima campaña». Las pérdidas pueden rondar ya los 1,5 millones. Y subraya que el mildiu es solo la punta del iceberg de una mala campaña en la que «los precios están siendo desastrosos». Están al nivel, dijo, de hace 25 o 30 años. «Estamos vendiendo por debajo de los costes y hasta regalando para no perder clientes de cara a la próxima campaña, mientras que en el punto de venta los precios han subido un 100 o 200%».

La primera opción en la que trabaja el Gobierno, en la que ya están inmersos, es en trabajar con Agroseguro, la compañía de seguros agrarios, la posibilidad de que cubra los daños causados por la también llamada mancha negra. «Ellos están valorando la afección del daño del hongo y si es indemnizable o no», apuntó la consejera. «Agroseguro cubre los riesgos climáticos, lo que directamente viene derivado del clima, y desde el Gobierno le estamos insistiendo en que esta afección podría ser indemnizable porque sin lugar a dudas esta plaga viene derivada de unas condiciones excepcionales fruto del paso de la borrasca 'Filomena'».

En esta finca ya se arrancaron todos los tomateros. / GF

En todo caso, y con independencia del resultado de este proceso, avanzó que los técnicos regionales estudiarán la petición de Coagrisan de que logren para próximas campañas incluir en el condicionado de la póliza de Agroseguro las afecciones por el hongo.

Y la otra vía es concederles ayudas previstas por la UE por los perjuicios que les ha provocado la covid en las ventas. Vanoostende recordó que ya se facilitaron al sector de la flor cortada o a las bodegas y las ve factibles. El alcalde, Tomás Pérez, que también estuvo en la reunión y en las visitas, agradeció esta implicación porque, alertó, «si se nos cae Coagrisan, se cae La Aldea». Ya hay familias que lo han perdido todo. «Sin tomate, La Aldea no tiene futuro».

Los ingresos por las ventas, entre un 30 y un 40% menos

Gustavo Rodríguez, portavoz de la Federación Provincial de Asociaciones de Exportadores de Productos Hortofrutícolas de Las Palmas (Fedex), trabajará de primera mano con la consejería para calibrar con datos concretos el impacto que ha tenido la covid en la comercialización del tomate de exportación, que es el tipo de cultivo en el que está especializada La Aldea. Rodríguez, que también acudió a la reunión en Coagrisan y visitó las fincas afectadas, cifra la caída de ingresos en lo que va de campaña, desde octubre hasta ahora, en un 30 o un 40% menos respecto a 2019-2020. Fedex, además, le insistirá a la consejería sobre la necesidad de lograr que Agroseguro incluya en el condicionado para futuras campañas los daños provocados por el mildiu.

Marcelo Rodríguez, ingeniero agrícola y técnico de Coagrisan, calcula que de la cooperativa dependen unos 600 trabajadores. Y aclaró que aunque son 50 los productores por ahora afectados, sus pérdidas repercuten en todos los asociados de la cooperativa.