Foto de archivo de placas solares en el municipio de Puerto del Rosario. / javier melián / acfi press

Luz verde a unas 20.000 placas solares del parque La Rosa en Puerto del Rosario

El proyecto ocupa 32.433 metros cuadrados en los alrededores de la capital. La Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias acuerda su ejecución y «ordena» la primera modificación del PGO para darle cabida

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

Con unas 20.000 placas solares que ocuparán 32.443 metros cuadrados en Puerto del Rosario, la planta fotovoltaica La Rosa va a ser un realidad después de que la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias le haya dado el visto bueno. En el BOC de hoy, 16 de febrero de 2022, el Ejecutivo autónomo acuerda su ejecución y además de «ordenar» paralelamente que el Plan General de Ordenación (PGO) de Puerto del Rosario «sea adaptado con ocasión de la primera modificación sustancial del mismo, al objeto de recoger las determinaciones necesarias para incorporar el proyecto».

Cardoncillo Gris SL es la promotora de este parque solar con una potencia de 2,53 megavatios, con una inversión aproximada de 21.600.001 euros y que prevé generar 17 puestos de trabajo en la fase de construcción y cinco puestos en la fase de mantenimiento y explotación.

A la implantación del proyecto sólo se opuso el Ayuntamiento capitalino y no el Cabildo de Fuerteventura, que concluyó que no se localiza sobre suelos categorizados de protección ambiental y que, por tanto, se trata de un uso no expresamente prohibido en el Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOF). Por contra, la Corporación municipal dejó claro «la disconformidad» del proyecto con el PGOO que ahora la Consejería de Transición Ecológica del Ejecutivo canario ordena modificar de manera sustancial. El rechazo municipal se basó en que ocupa parte de la instalación terrenos que están categorizados como Suelo Urbanizable Sectorizado Ordenado-Sistema General SG- SP-2.9.023 Parque Tecnológico.

La planta solar La Rosa tiene, desde septiembre de 2021, la declaración de interés general otorgada por la misma Consejería regional de Transición Ecológica, por lo que no requiere un régimen especial de autorización y no está sujeta a licencia urbanística ordinaria.

Contra esta decisión de Transición Ecológica de ejecutar este proyecto fotovoltaico -y como puede leerse en el BOC del 16 de febrero- se puede interponer curso potestativo de reposición ante el Gobierno de Canarias en el plazo de un mes a contar desde el día siguiente a su notificación o publicación, o bien directamente recurso contencioso-administrativo ante la Sala competente de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en el plazo de dos meses.