Subida a Tindaya antes de 2011. / javier melián / acfi press

Subir de manera ilegal a Tindaya y, encima, colgarlo en las redes

El colectivo patrimonial El Efequén denuncia el ascenso a la montaña, prohibido desde 2011. El descontrol prolifera en las visitas a algunos yacimientos

CANARIAS7 Puerto del Rosario

La asociación patrimonial El Efequén ha interpuesto denuncia ante la Guardia Civil por la subida no autorizada de personas a la montaña de Tindaya, que atestiguan imágenes en una red social. El colectivo muestra su «preocupación» ante la proliferación descontrolada de visitas a algunos yacimientos arqueológicos de Fuerteventura, algunos de ellos con expresas advertencias de que su acceso público está prohibido, como es el caso del citado monumento natural situado en el municipio de La Oliva.

Desde septiembre de 2011, la Consejería de Patrimonio Histórico del Cabildo prohibió el ascenso a Tindaya después de que el colectivo ecologista Agonane denunciara el expolio frustrado de un panel de cuatro podomorfos de más de 60 kilos que apareció en la falda de la montaña. El paso siguiente hubiera sido el trazado de un sendero reglado que nunca se ha materializado y que no ha evitado la subida descontrolada.

El Efequén lamenta que la denuncia ante la Guardia Civil se pudo interponer gracias a que estas personas subieron imágenes a una red social donde se aprecia,« sin margen de duda, como transitan sin asesoramiento ni vigilancia por la estación de grabados podomorfos». En el caso de Tindaya, no cabe duda de que la prohibición a la vista de los carteles indicativos «y de sus posibles consecuencias punitivas».

La asociación patrimonial aclara que no es el único caso donde constan documentos gráficos en los que se puede observar a decenas de personas que acceden a la montaña. De hecho, da fe de que, en alguna ocasión, se trata de grupos turísticos organizados. «Tampoco es el único yacimiento que está sufriendo el acceso descontrolado de visitantes sin asesoramiento causando un indudable deterioro a nuestro patrimonio».