Las coliflores y las fresas se quedan sin mercados agrícolas

Alexis Nuez es uno de los 15 agricultores que vendían en los mercados de la Biosfera, La Oliva y Oasis Wild Life y que solicitan la reapertura, como el resto del país y cumpliendo medidas sanitarias. Se ha pasado a los telepedidos

CATALINA GARCÍA / TARAJAL DE SANCHO

Con medidas sanitarias, pero que se reabran como en el resto del país. Es la demanda de Alexis Nuez López, la misma que la del resto de los quince agricultores que, hasta el decreto de alarma, vendían su producción en los mercados de la Biosfera, en Puerto del Rosario cada sábado; el tradicional y agrícola de La Oliva, los jueves; y el del Oasis Wild Life, los domingos en La Lajita. En estos quince días de cerrojazo solo en los mercados de Fuerteventura, este agricultor de Tarajal de Sancho ha podido dar salida a su producción gracias a los telepedidos que reparte a domicilio, pero que no llega ni al 50% de los ingresos de antes.

«Vamos a ver si sacamos esto adelante», se muestra esperanzado Alexis Nuez López mientras enseña los cultivos en dos invernaderos que ocupan una hectárea en su finca de Tarajal de Sancho, en el límite justo entre los municipios de Tuineje y Pájara. «El viento es el mayor enemigo para los cultivos en Fuerteventura», por eso tiene invernaderos.

Acaba de plantar calabacinos y albahaca, y su actual producción abarca todo tipo de verduras y frutas tropicales como mangas, papayas o aguacates, « pero de la costa, no sé si los conoces». También es uno de los dos únicos productores de espárragos en Fuerteventura y sus fresas llegaban a varias heladerías, además de sus clientes del mercado de la Biosfera.

Porque la lucha de Alexis es por la reapertura de los tres mercados agrícolas de la isla, aunque su caballo de batalla particular es el de la Biosfera. «A ver, si yo he cambiado en menos de un par de días y me he adaptado a las nuevas medidas contra el contagio y me he puesto a hacer listas de precios de verduras y frutas, a llevar los pedidos a mis clientes, por qué no puede el Cabildo de Fuerteventura reabrir el mercado siguiendo las pautas sanitarias como se hace en el resto de España, es decir controlando el aforo, las distancias entre clientes y obligando al uso de mascarillas y guantes». Es su pregunta y la de otros agricultores que no saben cómo dar salida a sus cultivos.

Nuez López se queja de que ni el consejero del Sector Primario, Marcelino Cerdeña, ni el presidente majorero Blas Acosta, les han escuchado. «Alguien me dijo que Cerdeña había respondido por un medio de comunicación, pero nada más sabemos. Sólo nos han ayudado Jorge Mesa, de Extensión Agraria en Gran Tarajal, y Guasimara Cabrera dando salida a la producción agrícola del Oasis Wild Life».

Alexis, nacido en Venezuela en 1970 en el seno de una familia de emigrantes canarios que pronto volvió para las islas, se pasa todo el día en la finca pendiente de los cultivos. «La agricultura requiere muchos cuidados: abonos, lucha biológica, plantar, quitar hierbas, cosechar, amarrar», que le llevan todo el día. Por eso, sólo le queda tiempo para repartir los sábados, el pasado empezó a las 9.00 horas en Tuineje y acabó a las 19.00 horas en Puerto del Rosario, sin tiempo para almorzar. «O hago esto, o me arruino. Y no, no podemos seguir siendo la excepción de los mercados agrícolas».