Borrar
Valla cerrada con candado el viernes pasado por la familia González Arroyo, con el cartel en rojo que aclara que son dueños en calidad de herederos. javier melián / acfi press
Los González Arroyo se proclaman propietarios de la Casa del Inglés

Los González Arroyo se proclaman propietarios de la Casa del Inglés

Ni del británico John Parkinson, ni de los Manrique de Lara, ni mucho menos del Cabildo: los hermanos del exalcalde Domingo González se arrogan la propiedad de la casona del siglo XVIII, en La Oliva, por compra de su padre en 1933. El Cabildo pagó 314.398 euros en diciembre de 2021 por el inmueble catalogado como BIC

Catalina García

Puerto del Rosario

Martes, 1 de febrero 2022, 13:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

A la compra (por fin) de la Casa del Inglés, en La Oliva, por el Cabildo de Fuerteventura por 319.000 euros le ha surgido un obstáculo relacionado con la propiedad: la familia González Arroyo asegura que es suya por compra de su padre en 1933 y por posterior aceptación de la herencia. Por lo pronto y como desveló Diario de Fuerteventura, la familia del exalcalde Domingo González ha levantado una valla cerrada con candado y con un cartel que proclama en letras rojas que es propiedad de Ramón González Brito, con la fecha de la adquisición a través de escritura pública, y que vivió allí con su esposa Candelaria, prohibiendo su entrada a cualquier persona ajena.

El pasado mes de octubre, cuando la primera institución majorera anunció la adquisición de la casona del siglo XVIII tras varios intentos a lo largo de varias legislaturas, tres hermanos de Domingo González Arroyo presentaron un escrito ante el área de Gestión de Bienes del Cabildo por el que se proclaman dueños del Bien de Interés Cultural (BIC) en calidad de herederos de su padre Ramón González Brito. El progenitor del exalcalde de La Oliva la habría adquirido y registrado el 27 de enero de 1933, como se confirma en el cartel en rojo.

Por mil pesetas

Los tres hermanos de Domingo González detallan que la compraventa se realizó ante notario en Arrecife, con número de protocolo, que confirmaría que Francisco Manrique de Lara y Ríos la vendió a Ramón González Brito por 1.000 pesetas. Eso sí, reconocen en su escrito al Cabildo que la finca no está inscrita al nombre de los hermanos en el Registro de la Propiedad sino que el derecho de propiedad dimana de la aceptación de la herencia, a lo que añaden que «es un hecho público y notorio que desde el año 1933 hasta la fecha se ha venido ostentado por parte de mi familia posesión de buena fe de la finca a título de dueño y de forma pública (...), sin oposición alguna de terceros».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios