Borrar
Juan Miguel Cubas, con el grupo de compañeros de pupitre, asaderos y charlas de Pájara en el acto de homenaje en el marco de las fiestas de la Virgen de Regla. C7
«Los chiquillos hacíamos garabatos; Cubas, dibujos de verdad»

«Los chiquillos hacíamos garabatos; Cubas, dibujos de verdad»

Escultura ·

Pájara homenajea a su escultor más internacional, recién llegado de Francia donde, a seis manos, está punto de concluir el monumento por los 80 años de liberación de Saint-Lô por las tropas aliadas tras el desembarco de Normandía, que puso punto y final a la segunda guerra mundial

Catalina García

Puerto del Rosario

Miércoles, 3 de julio 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El escultor Juan Miguel Cubas recibió el homenaje de su pueblo, Pájara, en el marco de las fiestas patronales.

Varias voces pasaron por el escenario para recordar sus primeros pasos artísticos, entre ellos su hermana Soraya que se acuerda de que un Cubas niño no dejaba ni un hueco libre de los libros de texto del colegio, de esos que pasaban de hermana a hermano, «todos los llenaba con dibujos». Otro tanto pasaba con los juguetes que a los tres hermano y hermanas les ponían por Reyes Magos, «los desarmaba antes de un mes».

El escultor, con sus dos hijas y su hijo, en el homenaje de Pájara. C7

El homenaje de Pájara a su artista más internacional, no en vano acaba de llegar de Normandía donde a seis manos realiza el monumento por los 80 años la liberación de Saint-Lô por las tropas aliadas, contó con sus amigos de asaderos, pescas y vida: «en la escuela, cuando el maestro nos mandaba a dibujar algo, yo y todos los demás chiquillos hacíamos garabatos; él, dibujos de verdad», explicó Juan Ramón Brito.

Fuera de Pájara, el escultor recibió en 2019 el Premio Cabildo de Fuerteventura al Mérito Artístico por una trayectoria en la que se ha medido con el mármol griego en la isla de Creta y el acero cortén en Francia. Sus obras en forma de libélulas, rinocerontes, espirales, alguna que otra cremallera, cabras y soldados de la segunda guerra mundial están repartidas por Fuerteventura, Normandía, Alemania y Chipre.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios