Borrar
Carlos Gutiérrez, con su segunda novela Javier Melián/ Acfi Press
Carlos Gutiérrez: «Las novelas que escribo son las que me gustaría leer»

Carlos Gutiérrez: «Las novelas que escribo son las que me gustaría leer»

Libros ·

El informático y novelista publica su segundo libro 'Tres Tes', ambientado en la salida de España del Sáhara durante 1975

Catalina García

Puerto del Rosario

Domingo, 9 de abril 2023, 23:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Le gusta la historia más reciente y la novela negra, por eso una vez más mezcla ambas en su segunda novela: 'Tres Tes', cuyo título anuncia suspense. Carlos David Gutiérrez Robayna, informático de profesión y novelista de corazón, se inspira en el turbulento abandono del Sáhara español en 1975.

El futuro de Carlos Gutiérrez (Puerto del Rosario, 1972) ya empezó a esbozarse desde joven, a medias entre la literatura y la tecnología. «El primer libro que recuerdo que cayera en mis manos fue 'Las minas del rey Salomón', una edición juvenil que la leí un montón de veces. Y seguramente los libros que más influyeron fueron los de Julio Verne: no sólo era un escritor, era un innovador tecnológico».

Para que surgiera su inclinación por la novela negra hubo que esperar un poco más. «Creo que con 'Tres Tes' me he acercado más a ese género. Estoy seguro que al lector de novela negra le gustará». Ahora, sus lecturas bandean entre la novela negra y el suspense, «leo a quien sea, pero si tengo que mencionar a alguno, aparte del mencionado Julio Verne y Henry Haggard, leo a Gómez-Jurado, Marta Sanz, Javier Sierra y al querido Alexis Ravelo. Un abrazo fuerte allá donde esté».

Informático y profesor universitario, la literatura le permite «salir a refrescar esta cabecita de tanto número, diseño, estrategia y programa. Me sirve para evadirme si te digo la verdad. Las novelas que escribo son las que me gustaría leer. Son historias que me apasionan, con trama de suspense, con investigadores, asesinos, casos que resolver».

'Tres Tes', que presentó en Puerto del Rosario de la mano de la periodista y poetisa María Valerón Romero, tiene todos estos elementos. Como puede leerse en la sinopsis, un alma torcida aprovecha el descontrol que se ha producido en la antigua provincia española en 1975 para dar rienda suelta a sus instintos. Corso Brunet, un prometedor oficial del servicio secreto, recién llegado de Madrid, inicia un difícil camino para resolver la situación antes de que la población se reparta por toda la geografía nacional y se pierda su pista.

Noche de lluvia por la carretera de Betancuria

Después de la puesta de largo en Puerto del Rosario, la novela viaja a la sede de Raíz del Pueblo en La Oliva, en la librería Tuareg de Gran Tarajal y firmará ejemplares en la librería Tagoror, en la capital. También se pueden adquirir ejemplares en cualquier librería de Canarias o en las plataformas online ( El Corte Inglés, Amazon, FNAC, Casa del Libro, Libros y otras ).

La primera vez que se dijo que sí, que se iba a estrenar en el mundo de las novelas, también tuvo algo de sus obras. «Lo había pensado muchas veces e incluso había comenzado alguna historia, pero realmente mi primer libro surgió una noche de lluvia fuerte, cuando subía las montañas de Betancuria con destino a Puerto del Rosario. Conducía sólo y tenía los cinco sentidos en la carretera, estaba asustado, no digo que no. Sin embargo, mi cabeza en paralelo me decía qué contexto para una historia de suspense: la Fuerteventura con lluvia y frío. Llegué a casa, empecé a escribir y aquí sigo».

Así surgió en 2012 su primera novela 'Sangre de perros', ambientada en 1977 durante la Transición española, en la historia más reciente que tanto le interesa y que repite en su último libro con la descolonización del Sáhara como marco.

En sus dos libros -no se olvida de destacar- «tengo un hueco para Fuerteventura» y desarrolla un estilo de «lectura rápida, no muy exigente». Son, concluye, siempre novelas porque no se ve en otro género:«novelas que enganchan».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios