Ecologista mira a Andrés Briansó defender el megaproyecto con la camiseta en contra suya. / Javier Melián / Acfi press

El voto de calidad del presidente Lloret abre la puerta al Dreamland

Los representantes de grupos sociales, patrimoniales y ecologistas llenaron, aplaudieron y abuchearon. El proyecto rompe la disciplina de voto del pacto del Cabildo formado por CC, PP y AMF-NC

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

Los estudios de cine Dreamland cerca del Parque Natural de las Dunas de Corralejo inician su tramitación, una vez que el pleno del Cabildo de Fuerteventura le diera este lunes la catalogación de interés insular con el voto de calidad del presidente Sergio Lloret, que acabó con el empate de once votos. La ausencia del consejero de Podemos, Pau Quiles, y la presencia en el pleno de miembros de colectivos sociales, medio ambientales, patrimoniales e incluso ciudadanos por cuenta propia marcó un debate de unas dos horas, salpicado de aplausos a las intervenciones de Coalición Canaria (CC)y el Partido Popular (PP), los once que rechazaron el macroproyecto, y los abucheos a AMF-NC, PSOE, una consejera del grupo mixto y el otro consejero de la formación morada, Andrés Briansó, contra quien dirigieron las mayores muestras de reprobación, incluso en forma de camiseta donde se le decía a las claras: «un placer que te largues».

La ausencia de Pau Quiles «por motivos de salud» aberruntó una votación de la que sólo se sabía del rechazo de nacionalistas y populares frente a socialistas y los otros consejeros de los grupos minoritarios que se fue esclareciendo.

Activista con un cartel de salvar la hubara pasa por detrás de Sandra Domínguez y Andrés Briansó. / javier melián / acfi press

CC y PP apelaron a la defensa del paisaje frente a la ubicación de los estudios del cine Dreamland cerca del Parque Natural de las Dunas de Corralejo. Jessica de León, consejera popular, habló de «coherencia con las generaciones futuras, coherencia con los compromisos de la Reserva de la Biosfera y coherencia con el corazón de la mayoría de los majoreros», recalcando que «preferimos el paisaje frente a los mamotretos», recordando que es el paisaje es parte del medio ambiente y generador de la economía «y necesita de nuestra tutela» y que la ubicación actual es «un riesgo indiscutible para la actividad turística».

El público aplaudió los argumentos del PP como lo hizo con los de CC, que defendió Lola García. La nacionalista puso en duda el interés insular del plató de cine, « de interés para quien lo promueve» en un suelo donde la SEOBirdlife asegura que viven 30 especies protegidas de aves, tres de ellas en peligro de extinción. García apuntó a otra localización en zonas industriales y urbanas y subrayó que en enero de 2021 había votado no en el pleno del Cabildo «y no hemos cambiado nuestro voto», en clara alusión al presidente Sergio Lloret, que entonces rechazó el proyecto que defendía el PSOE de Blas Acosta, ya en minoría.

Sergio Lloret, presidente, y Lola García, vicepresidenta, enfrentados por el proyecto. / javier melián / acfi press

La Ciudad del Cine parte «con los informes jurídicos y técnicos favorables» comenzó su defensa del proyecto la socialista María Jesús de la Cruz, quien apuntó que se trata de una iniciativa para el desarrollo del un sector tan estratégico como es el cine, con posibilidad de conseguir fondos europeos. «No se trata de si nos gusta o no el promotor» de los estudios de cine. El PSOE aprovechó para recriminar a CC que sus decisiones se adaptan según los criterios «de un político que sale y entra del Cabildo y el Parlamento», en referencia a Mario Cabrera, secretario insular nacionalista.

Por su parte, el presidente Sergio Lloret defendió el interés insular de un proyecto que diversificará la economía y que no se emplazaría en ningún suelo protegido, haciendo especial hincapié en que la declaración de interés insular sólo es el inicio de tramitación del expediente de unos estudios audiovisuales donde se les dará voz a los colectivos para presentar alegaciones y donde la última palabra la tiene el dictamen del Organo Ambiental del Cabildo. Además, siguió el primer mandatario majorero, el proyecto se somete a una declaración de impacto ambiental no simplificada para aclarar las posibles afecciones al territorio en la localización del Parque Natural de las Dunas de Corralejo.

Vídeo.

Ahora sólo falta saber cómo va a afectar a la salud del pacto tripartito el rechazo del Dreamland de CC y PP, los dos socios que sostienen a Sergio Lloret al frente del Cabildo, en el sentido de que arrastrará a un cese de los dos partidos para gobernar en minoría o si el acuerdo político permanece a pesar de la falta de unidad a la hora de sacar adelante un proyecto tan importante.

Lo que sí lo tienen claro son los colectivos medio ambientales, patrimoniales y sociales que el sábado se concentraron en el suelo del futuro plató de cine y que este lunes abarrotaron el pleno. La Ciudad del Cine es « un megaproyecto turístico, un parque temático, disfrazado de escuela de cine que perpetúa el modelo económico y de ocupación del territorio, no sólo caótico, sino alejado totalmente de la realidad actual».

Como aludió Jessica de León al defender el no a la ubicación cerca de las dunas, «¿a quién no se le abre la mente cuando pasa por la autovía y mira para las dunas, sin ningún obstáculo que impida su contemplación?». Pues ha empezado la cuenta atrás para ese paisaje.