Borrar
Foto de archivo de aspirantes a una plaza docente en las oposiciones de 2022. Cober
Fiebre por ser funcionario en Canarias: «A mis hijos les digo que opositen»
Empleo público

Fiebre por ser funcionario en Canarias: «A mis hijos les digo que opositen»

Casi dos de cada diez canarios ve en el sector público una vía para un futuro estable. Eligen calidad de vida frente a un gran salario

Samantha Sánchez

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 17 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Es momento de opositar en Canarias». Así lo defiende de forma entusiasta María —nombre ficticio para salvaguardar el anonimato—, una grancanaria de 44 años que en 2018 encontró en una plaza de empleo público una vía para un futuro estable y que seis años después sigue creyendo que ser funcionario en las islas «es la mejor opción».

Contaba con 13 años a sus espaldas en una empresa privada cuando se presentó al primer examen por recomendación de una amiga. «Recuerdo que estaba de baja por maternidad y ella me dijo: 'aprovecha ahora que tienes tiempo, estudia y te presentas'. Y así lo hice», afirma.

La diferencia que encontró al cambiar de sector fue «abismal». En su anterior puesto, ocupaba un cargo de responsabilidad el cual le demandaba mucho. «Tenía turno partido, no descansaba y siempre acababa llevándome trabajo a casa. Recibía llamadas a cualquier hora, incluso estando de vacaciones», cuenta. Ahora, asegura que está tranquila, y, aunque ya es funcionaria, continúa estudiando para obtener una plaza mejor.

La segunda región con más opositores

Según el informe 'El peso del opositor', publicado recientemente y elaborado por el portal OpositaTest, Canarias será la segunda región española con mayor proporción de opositores este año; solo la supera Murcia. El estudio revela que son casi 144.000 personas en edad activa —que tienen entre 18 y 55 años— las que se encuentran opositando en la actualidad en las islas, grupo del que forma parte María.

Una cifra que vendría a significar que casi dos de cada diez residentes en la comunidad ven en el sector público un salvavidas, un último tren que les puede sacar de un futuro negro. De esta manera lo ve la opositora, que explica que, aunque en su anterior trabajo cobraba más, no se arrepiente de su decisión, porque considera que el cambio le ha hecho ganar algo «mil veces mejor»: calidad de vida.

«Antes no podía disfrutar de algo tan sencillo como llevar a mi hijo a un entrenamiento de fútbol», dice. Por ello, trata siempre de contagiar a sus hijos, que aún son pequeños, de su fiebre por ser funcionaria. «A ellos les digo que opositen, que busquen una estabilidad», añade.

Este mismo mantra es el que ha oído desde niño Javier —también nombre ficticio— ya que sus padres son funcionarios, pero él acabó estudiando Comunicación Audiovisual y lo de las oposiciones no entraba en su cabeza por aquel entonces. «Me decían: 'Oposita, oposita, ya luego podrás estudiar una carrera cuando estés dentro'», manifiesta.

Ahora, con 28 años y tras saltar de empresa privada en empresa privada, ha decidido probar suerte opositando. «No quiero ser rico, quiero hacer una vida normal sin temer que mañana me vayan a echar a la calle», asegura. Además, sostiene que en el sector público «nadie te va a decir que trabajes gratis, que hagas horas extras sin cobrarlas o que vayas a trabajar los fines de semana sin compensártelo».

Más plazas fijas

Según el estudio de OpositaTest, en los próximos años se espera una gran avalancha de ofertas de empleo público en toda España debido al relevo generacional de la administración pública.

El secretario general del Sindicato de Empleados Públicos de Canarias (SEPCA), Manuel González, confía en que así ocurra en las islas. «A día de hoy no se están ofertando plazas suficientes para atender a la realidad, que es que se están jubilando más personas de las que están entrando», afirma.

En este sentido, el sindicato solicita, por un lado, «que se convoquen más plazas» a fin de poder hacer frente a la demanda. Para ello, SEPCA pidió al Gobierno canario, así como a varios ayuntamientos, que le hicieran llegar al ministro para la Transformación Digital y de la Función Pública, José Luis Escrivá, la petición de eliminar la tasa de reposición, al menos por unos años, debido a que es la que «está limitando el número de plazas ofertadas», tal y como explica el secretario.

Por otro lado, SEPCA pide que se reduzca la temporalidad, algo que pretende conseguirse con el proceso extraordinario de estabilización del personal interino, actualmente en marcha, que afecta a todas las administraciones públicas y que debe estar resuelto antes del fin de 2024. «Hacen falta más funcionarios fijos, no interinos. Queremos trabajos estructurados y estables», señala.

Cada vez son más jóvenes los que buscan hacerse con una de las ansiadas plazas de empleo público

De acuerdo con el estudio 'El peso del opositor' de OpositaTest, cada vez son más los jóvenes que buscan hacerse con una de las demandadas plazas de empleo público en España, siendo las personas entre 18 y 34 años las más interesadas en opositar, es decir, la llamada generación Z.

Este auge se ha hecho notar en las academias canarias. Así lo confirma el director del centro tinerfeño Las Cortes, Víctor Cabeza. También se ha percibido el incremento del número de opositores en general. «Hace poco batimos nuestro récord, con casi 3.000 opositores, la mayoría residentes en las islas», explica.

A pesar de que es consciente de que ahora opositan más jóvenes, asegura que siguen siendo las personas de mayor edad las que más interés tienen en entrar a la administración pública, «tras haberse dado muchas tortas en la empresa privada», dice Cabeza. «Los más jóvenes suelen ser hijos de funcionarios», añade.

Por su parte, el vicepresidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García, considera una «muy mala noticia» que la juventud canaria vea cada vez más en las oposiciones una de las pocas salidas para un futuro estable. Un hecho que, según su opinión, indica que «claramente estamos haciendo algo mal como sociedad».

El vicepresidente de la CCE entiende que «todos no podemos ser funcionarios, por lo que no es lógico agrandar la administración porque sí, como se está haciendo». Afirma que no ve «mucha vocación pública en los nuevos opositores, solo ganas de tener un sueldo para toda la vida, y esto pasa debido a que no divisan más opciones, ya que no se las damos».

García tiene clara la solución: fomentar el espíritu emprendedor de los jóvenes canarios y transmitirles la necesidad de que creen empresas, y con ello, puestos de trabajo. En este sentido, pone el foco en las universidades y en el resto de centros formativos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios