Una de las terrazas temporales instalada en la ciudad en la fase 3. / JUAN CARLOS ALONSO

La ciudad se despide de sus terrazas 'improvisadas'

El alcalde recuerda que era una medida «excepcional que no se había tomando en el nivel 2 anterior» y se evita la «competencia desleal» y «posibles denuncias»

REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

El alcalde de la capital grancanaria, Augusto Hidalgo, confirmó este lunes que no se va a atender la petición de la Asociación de Empresarios de Bares, Cafeterías y Restaurantes de Las Palmas (AECBR) de mantener la ocupación excepcional de la vía pública con terrazas, permitida durante la fase 3 hasta que se entre en la 1.

«Después de estudiarlo, veíamos que esta era una medida totalmente excepcional que no se había tomado en el nivel dos anterior y tenía como objeto que mientras permanecieran cerrados los locales y no se pudieran utilizar los interiores, pudiera haber una posibilidad de expandirse y de crecer, incluso en las zonas de aparcamiento».

Apuntó que esto «ha ocurrido de manera exponencial» pero «ahora es el momento, ya que se puede volver a utilizar los interiores, de volver a la normalidad».

Y es que aseguró que la medida «genera complicaciones de movilidad, porque tenemos problemas de aparcamientos ocupados» e «incluso de competencia desleal entre hosteleros», ya que «algunos no han podido abrir durante el nivel 3, porque su formato no era el adecuado para poner terrazas», y ahora que reabren «van a ver que al lado hay uno que puede utilizar casi el triple de ocupación de mesas que antes tenía» y se quiere «evitar posibles denuncias cruzadas entre unos y otros».

Así las cosas, Hidalgo indicó que «lo normal es volver a la normalidad» y destacó que desde el Ayuntamiento se ha hecho «una apuesta decidida por garantizar que, no solo la hostelería» sino «todos los negocios puedan tener una excepción de tasas» y señaló que «ocho distintas eliminamos el año pasado y las vamos a volver a eliminar», así como «los cánones». Además, recordó que hay negocios «como los gimnasios o las salas de baile» que han estado cerrados en el último mes «sin alternativa» porque «no podían poner terrazas, como la hostelería» y para los que enero es un periodo de mucha actividad. «Estábamos sufriendo más por este sector que por el otro», dijo en alusión a la hostelería.

Criticas de la oposición

Los grupos de la oposición en el Consistorio capitalino criticaron de forma unánime la retirada de las terrazas temporales. Así, la portavoz del PP, Pepa Luzardo, denunció que «una vez más vemos cómo se persigue de manera sistemática al sector de la hostelería, a pesar de ser, junto al turismo, es el más afectado» por la crisis y recordó que en Santa Cruz de Tenerife sí se ha permitido.

Desde Cs, Lidia Cáceres alertó de que se «pone en riesgo la continuidad de muchos negocios, que podrían verse obligados al cierre». Mientras, el portavoz de CC-UxGC, Francis Candil, dijo que «se está dando la espalda a la realidad y a la creación de empleo».