En España

Implantación del cribado del autismo

05/02/2018

Implantar un programa de detección para niños de entre 18 y 24 meses costaría 5 millones de euros y serviría para adelantar la edad del diagnóstico.

ETIQUETAS:

Implantar un programa de cribado del autismo en España a niños de entre 18 y 24 meses costaría 5 millones de euros, lo que serviría para adelantar la edad del diagnóstico y, en consecuencia, la intervención, aunque no hay consenso entre los expertos sobre su coste-efectividad. Así lo ha manifestado el director del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras del Instituto de Salud Carlos III, Manuel Posada, quien también es el coordinador del proyecto europeo sobre los trastornos del espectro autista en Europa (Asdeu), promovido por la Unión Europea para investigar el diagnóstico, la prevalencia y las intervenciones. Los participantes en este proyecto, que engloba a 20 grupos de investigación de 14 países, celebran unas jornadas para presentar sus conclusiones finales tras tres años de trabajo, que han sido inauguradas por la directoral de Salud Pública, Elena Andradas, y la subdirectora de Coordinación y Ordenación de Políticas de Apoyo a la Discapacidad, Mercedes Jaraba. Esta última ha anunciado que el Ministerio de Sanidad tiene «muy adelantado» el Plan de Acción de la Estrategia Española en Trastornos del Espectro del Autismo (TEA), a falta de las aportaciones de la comunidades autónomas, que podría aprobarse en el primer semestre del año. El proyecto Asdeu abarca estudios sobre la prevalencia del TEA –que se sitúa en el 1% de la población– y sus costes, apoyo efectivo para adultos o detección temprana. El cribado que plantean los expertos consiste en un cuestionario de 21 ‘items’ para establecer una sospecha entre los niños de 18 a 24 meses, a partir de la cual se realiza luego una evaluación más detenida para establecer el diagnóstico o rechazar el mismo. Este investigador ha precisado que el coste-efectividad del cribado no solo se debe medir en términos de diagnóstico, sino que permitiría diagnosticar a los niños sobre los 2 años y medio.