Camino hacia las sombras

03/01/2018

Es una enfermedad de la vista que hace muy difícil realizar actividades cotidianas como leer o ver la televisión y que, incluso, puede impedir reconocer las caras de las personas.

ETIQUETAS:

El Orient Express acaba de partir de la estación de Estambul con destino Belgrado, Trieste, París y Calais y con correspondencia a Dover y Londres. A bordo viaja la princesa Dragomiroff, interpretada por Judi Dench. Pero la recién versionada Asesinato en el Orient Express, basada en la novela de Agatha Christie, no es la única película de éxito en la que ha participado últimamente la actriz británica Judi Dench. «La reina Victoria y Abdul, en la que da vida a la monarca del Reino Unido, ha sido uno de los títulos estrella del otoño. A sus casi 83 años la actriz continúa trabajando a pesar de que cada vez ve peor, debido a la degeneración macular. De hecho, ya no puede leer sus guiones y recurre a la ayuda de sus amigos para que se los lean o bien los estudia mediante grabaciones de audio.

«La degeneración macular es una alteración degenerativa de la parte central de la retina, conocida como mácula», señalan los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra. En este sentido, la Sociedad Española de Oftalmología aclara que la retina es una fina capa de tejido sensible a la luz que recubre la parte interna del ojo. «Los rayos de luz se enfocan sobre la retina y ésta los transforma en información que viaja al cerebro a través del nervio óptico, para que la interprete como las imágenes que vemos. La mácula es una pequeña área en el centro de la retina. Es la responsable de nuestra visión central y de los detalles, de modo que nos permite leer, coser o reconocer una cara», precisa esta entidad.

Asimismo, la Academia Americana de Oftalmología manifiesta que el buen funcionamiento de la mácula permite realizar actividades como enhebrar una aguja, leer la letra pequeña o identificar señales de tráfico. Por su parte, la retina periférica permite tener una visión lateral. Por ejemplo, «si alguien está de pie a un lado de su visión, la retina periférica le ayuda a reconocer la forma genérica de esa persona», apunta. Los expertos de los Laboratorios Bayer explican que en las fases iniciales de la degeneración macular, la visión se vuelve borrosa y las líneas rectas se perciben onduladas o torcidas. Pero, a medida que va pasando el tiempo, se va creando una mancha negra en el centro de la visión que impide ver con claridad.

Los especialistas de la Academia Americana de Oftalmología aclaran que, por lo general, la degeneración macular no afecta a la visión lateral o periférica. Así, comentan que una persona con degeneración macular avanzada puede ver la silueta de un reloj pero es posible que no vea las manecillas que indican la hora.