Un retrato de Sagdic realizado con tapones de plástico recogidos en el aeropuerto de Estambul. / AFP

Deniz Sagdic o el poder de transformar la basura en arte

La artista turca realiza impactantes retratos de gran formato realizados con desechos para concienciar sobre el reciclaje

Rocío Mendoza
ROCÍO MENDOZA

Deniz Sagdic (Mersin, 1982) se define como una artista de corazón sostenible. Sin duda, él marca el ritmo de sus creaciones plásticas. En ellas lleva hasta el extremo la capacidad de los creadores de ver arte donde el resto de los mortales solo ve vulgaridad. No en vano, la materia prima de su inspiración es la basura.

Después de haber epatado a la crítica internacional con retratos de gran formato 'dibujados' con restos de tela vaquera o transformar en piezas únicas viejos objetos en desuso, esta artista ahonda en su pasión y activismo por el reciclaje.

Aunque en su caso se trataría más bien de 'upcycling', movimiento de moda que se refiere a la transformación de un objeto o residuo sin interés en u n producto de valor superior. En su caso, su poder transformador culmina en bellas obras de arte.

Hace unos días, la creadora turca afincada desde hace unos años en Estambul ha desplegado sus dotes para ver belleza en los residuos en el aeropuerto de esa ciudad. Allí ha expuesto los característicos retratos que han forjado hasta ahora su identidad como artista, en los que no hay ni una pizca de pintura.

Nadie que observe desde lejos uno de ellos lo diría. Los matices en las luces, las texturas, las formas... las obras parecen estar construidas a pinceladas de pintura, pero en realidad lo están a base de tapones de plástico, cables, chips, telas, cuerdas y demás desechos. Solo si el espectador se acerca podrá apreciar el virtuosismo de esta técnica.

Pero, como suele suceder en el arte, la belleza es siempre el pretexto de un creador; si no el mensaje. Y el de Sagdic está dicho a gritos. Sus obras albergan la ingente cantidad de residuos que es capaz de generar un 'monstruo' como el citado aeródromo turco, el más transitado de Europa, con 36 millones de pasajeros anuales.

Los cables, botellas, los tapones, microchips, telas y demás desechos que ha utilizado la artista proceden de la propia agencia que gestiona los residuos del aeropuerto, la IGA Istanbul Airport Waste Systems Center, que recoge 120 toneladas de basura cada día.

Los impresionantes retratos asaltan a los viajeros en los pasillos del aeródromo para captar su atención con el juego visual, pero también para remover su conciencia ecológica. ¿A dónde irían esos millones de tapones de botellas de colores que componen el bello rostro de una mujer?

Cómo obtener la materia prima

Al principio de su andadura, la artista ha declarado en alguna ocasión que no le resultaba fácil que empresas o instituciones le facilitaran la materia prima de sus obras, es decir los residuos y, al final, se encontraba como «una artista loca rebuscando siempre en la basura».

No obstante, ha podido constatar a lo largo de los últimos años que «la conciencia sobre la sostenibilidad» va en aumento. «He visto el aumento en el número de instituciones y personas que me contactan para proporcionarme materiales. Recibo llamadas y mensajes de decenas de personas a la semana ofreciéndome materiales. De hecho, la mayoría de las veces me cuentan sus ideas sobre qué tipo de obras de arte podría hacer con estos materiales. Me dicen que los inspiro y comparto sus fotos de lo que hacen con el reciclaje», contó Sagdic recientemente en una entrevista a un medio local turco.

Su última exposición donde da protagonismo a estos residuos a los que «pretende devolver a la vida», que fue presentada bajo el título de '0 Popint Zero', podría tener una segunda versión en breve; la artista planea exponer su arte en la próxima Cumbre Mundial del Clima, 2022, cuya celebración está prevista en Egipto el próximo mes de noviembre.