Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 25 de febrero
Avelino Corma. Agencia Marco
El químico español que quiere cazar el CO2 del aire

El químico español que quiere cazar el CO2 del aire

ODS 13 | Acción por el clima ·

Su trabajo se centra en las zeolitas y los catalizadores que le han valido el galardón Inventor Europeo del año 2023 de la Oficina Europea de Patentes

Jueves, 22 de junio 2023, 05:53

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las emisiones del mercado de CO2 ascendieron a 103,28 millones de toneladas en España en 2022, lo que representa un incremento del 9,07% con respecto al año anterior. La cifra global volvió a alcanzar un nuevo récord con 40.600 millones de toneladas, según el último informe de Global Carbon Project. «Es necesaria la eliminación de CO2 con nuevas tecnologías para contrarrestar las emisiones residuales de gases de efecto invernadero difíciles de reducir a fin de alcanzar cero emisiones netas». «Hay muchas», señala Pedro Mora, presidente de la Plataforma Tecnológica Española del CO2 (PTECO2) y director técnico de Oficemen. Una de ellas es la captura del dióxido de carbono en la chimenea, pero «se puede hacer de manera selectiva», apunta el químico Avelino Corma.

A sus 71 años, este castellonense cada día vuelve al laboratorio a hacer lo que lleva casi tres décadas realizando: «trabajar en una química verde». «Siempre queremos hacer reacciones lo más limpias posibles», responde Corma al otro lado del teléfono. «Lo que pasa que ahora es obligatorio hacerlo», añade. Media vida dedicada a la química sostenible que le ha valido el premio Inventor Europeo del Año entregado por la Oficina Europea de Patentes (OEP) y que se suma a una interminable lista de galardones y reconocimientos entre los que se encuentran Spiers Memorial Award de la Royal Society of Chemistry (2016), el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica (2014), la Medalla de Oro a la Trayectoria Investigadora en Química 2001-2010 (2010), Premio del Centenario de la Royal Society of Chemistry (2010), Premio Breck de la International Zeolite Association (2004), Medalla de Honor de la Fundación García Cabrerizo (2004), Orden del Mérito Civil de España (2002), Premio Nacional Leonardo Torres Quevedo (1995) y Premio Dupont (1995).

Tras trabajar como investigador en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), convirtiéndose en catedrático en 1987, a principios de los 90 vio la luz una de sus grandes obras: el Instituto de Tecnología Química 1990, centro de la Universidad Politécnica de Valencia para ampliar estudios en investigación química científica. En este centro «hemos sido capaces de diseñar distintos catalizadores y materiales que han servido para desarrollar nuevos procesos industriales», explica. Este es otro de sus 'orgullos': los catalizadores y las zeolitas.

Agencia Marco

«Lo que hacen los catalizadores es aumentar la velocidad a la reacción química y dirigirla a la obtención de los productos que deseamos y con menos cantidades de su producto», explica Corma. Estos materiales del tamaño de una molécula está formada por microporos que, además, «son capaces de absorber el CO2 de la atmósfera, de la biomasa o producir productos químicos con hidrógeno verde», añade.

En la actualidad, la captura del dióxido de carbono se hace con tecnologías conocidas desde los años 80 y bautizadas como precombustión, postcombustión y oxicombustión. El proceso más usado es de la postcombustión donde los gases producidos en el proceso industrial es mezclado con una solución química y filtrado en membranas para así reutilizar el CO2 o directamente enterrarlo bajo tierra o en alta mar.

«En el futuro eso se tendrá que hacer en el aire», asegura Corma. «Ya tenemos algunas patentes registradas», apostilla. Este castellonense puede presumir de más de 200 solicitudes de patentes europeas, muchas de ellas licenciadas por empresas internacionales.«Estamos hablando con empresas para coger CO2 y combinarlo con hidrógeno, hacerlo reaccionar en catalizadores metálicos a nivel atómico y convertir ese dióxido de carbono en productos químicos», responde. «En el futuro será posible hacerlo de una manera razonable».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios