Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este 15 de julio
Carlos Susías, presidente de la European Anty-Poverty Network Spain (EAPN-ES). EAPN-ES
EAPN-ES: «Erradicar la pobreza es una voluntad estrictamente política»
Carlos Susías | Presidente de la European Anty-Poverty Network (EAPN) y de la European Anty-Poverty Network Spain (EAPN-ES)

EAPN-ES: «Erradicar la pobreza es una voluntad estrictamente política»

Voces 2030 ·

El ODS 1 se centra en acabar con la pobreza, un objetivo «complicado pero realista», asegura Carlos Susías, presidente de la European Anty-Poverty Network (EAPN) y de la European Anty-Poverty Network Spain (EAPN-ES)

Martes, 26 de septiembre 2023, 07:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es uno de los más ambiciosos, al menos por su encabezado: «Fin de la pobreza». Una meta aspiracional, porque 10% de la población mundial, aún vive en situación de extrema pobreza a día de hoy, con dificultades para satisfacer las necesidades más básicas, como la salud, la educación y el acceso a agua y saneamiento. Pero, ¿cómo se define la pobreza? «No se mide igual en todos los países», responde Carlos Susías, presidente de la European Anty-Poverty Network (EAPN) y de la European Anty-Poverty Network Spain (EAPN-ES), en la serie Voces 2030. Esta problemática no es única de países no desarrollados, España es el cuarto estado de la Unión Europea con mayor tasa de población en riesgo de pobreza. En concreto, 12 millones de personas, o lo que es mismo un cuarto de la población española. «Acabar con ello es voluntad estrictamente política», advierte.

-¿Cómo va el cumplimiento de este objetivo?

-El cumplimiento es preocupante, porque estamos a mitad de camino y, según los datos de la propia Naciones Unidas, tenemos un 15% de los objetivos encauzados, un 48% moderadamente retrasados y un 37% están estancados o en retroceso. Esto nos da una pista de cómo están. Hay que recordar que es un compromiso de todos los países y nos beneficia o perjudica a todos. Es un movimiento muy importante y está un poco alicaído, porque vemos que no se están cumpliendo objetivos. Es necesario reforzar las políticas que han funcionado durante la pandemia y, además, tener una mejor gobernanza mundial.

-El ODS 1 se titula fin de la pobreza. ¿Es realista?

-Es complicado, pero es realista porque la pobreza no es un fenómeno meteorológico; es consecuencia de las políticas económicas, fiscales, sociales que se hacen en los distintos países del mundo. Hay que trabajar en la dirección correcta y sabemos hacerlo, porque entre 1992 y 2015 se pasó de una tasa de pobreza extrema del 36% al 10%. En España erradicar la pobreza severa, la peor de todas, es una cuestión de voluntad estrictamente política y económica.

-Hablamos de pobreza, pero ¿cómo se define?

-No se mide en todos los países de igual manera. En Europa hay un acuerdo de cómo hacerlo y es a través del indicador Arope que mide la pobreza y la exclusión social. A su vez está compuesto por varios indicadores que tienen que ver con la pobreza relativa, la privación material y social severa que es, por ejemplo, no comer carne o pescado una o dos veces a la semana y, por último, hogares donde las personas en edad de trabajar lo hacen por debajo del 20% del tiempo que tendrían que hacerlo. Así se mide la pobreza en Europa y todo esto nos da que en España tenemos a más de 12 millones de personas en riesgo de pobreza y exclusión social y en torno a 4 millones de personas están en pobreza severa.

«En España, tenemos a más de 12 millones de personas en riesgo de pobreza y exclusión social y en torno a 4 millones de personas están en pobreza severa»

-Hablar de pobreza trae a la cabeza imágenes de África con niños pasando hambre, pero esto ocurre en nuestro país. ¿Qué se hace para frenar esta problemática?

-Tenemos una situación ambivalente. Las medidas que se tomaron con el famoso escudo social evitaron la entrada en pobreza de más de 1,5 millones de personas, pero aún así aumentamos en 400.000 el número de ciudadanos en pobreza. Las medidas han estado bien orientadas, pero ha faltado intensidad y extensión. Las propuestas como el ingreso mínimo vital, el salario mínimo, la mejora del empleo o las políticas de acceso a la vivienda son elementos especialmente esenciales para la población en general y, sobre todo, a la joven en particular que es donde la situación es un poco preocupante y sin hablar de pobreza. La pobreza infantil, que es una lacra específica, es necesario afrontarla, por un lado, con medidas específicas para la infancia, pero también con otras que tengan que ver con la familia, porque los niños no viven solos y si la familia es pobre, el niño es pobre.

-Hablaba de 12 millones de personas pobres en España, ¿cuál sería la cifra que estaría en línea con el cumplimiento de la Agenda 2030?

-Estamos con como dos millones por encima del nivel que tenemos que llevar para estar en la mitad del objetivo de 2030.

Noticia relacionada

-Decía ingreso mínimo vital, salario mínimo, la mejora del empleo o el acceso a la vivienda como algunas de las medidas para combatir la pobreza. ¿Hace falta alguna más que no se haya tomado?

-La principal medida es que esté en las políticas de los gobiernos y que no nos digan simplezas como que el desarrollo económico por sí solo erradica la pobreza. No, la pobreza solamente se radica o disminuye haciendo medidas contra la pobreza. Una cosa es paliar los sufrimientos que genera la pobreza, que es cuando no hay ingresos o que la familia pueda comer, y otra cosa es erradicar la pobreza y que la familia tenga su propia capacidad de definir lo que es el proyecto de vida que considere oportuno para sí y para sus hijos. Son cosas distintas y eso tiene que estar en la agenda. No es una cuestión de servicios sociales, es más bien de políticas económicas, fiscales y laborales. Estas medidas deben estar coordinadas, porque si hacemos una cosa con una mano, tratando de ayudar y con la otra estamos haciendo totalmente lo contrario, entonces no estamos solucionando problemas, sino que muchas veces lo estamos agravando. Si queremos cumplir las metas para la próxima legislatura, tenemos que reducir del 26% al 18% la tasa de personas que actualmente se encuentran en situación de riesgo, en pobreza o exclusión, bajar la tasa de exclusión infantil del 32% al 15%, reducir la tasa Arope de los hogares monoparentales del 49,2% al 25%. Es alarmante que la mitad de las familias monoparentales están prácticamente en situación de pobreza o exclusión social y eso no se puede sostener. Repito, es una cuestión de voluntad política y de querer hacerlo.

«Es alarmante que la mitad de las familias monoparentales están prácticamente en situación de pobreza o exclusión social y eso no se puede sostener»

-Es curioso, porque a nivel macro España lidera el crecimiento, pero esa brecha de pobreza no se cierra. Es más, se agranda...

-Es verdad que se ha reducido algo la pobreza en el país, pero estamos expectantes a ver qué ocurre con los próximos datos. En España, tradicionalmente, cuando llega una crisis la pobreza se dispara y cuando se alcanza la recuperación, la pobreza se reduce muy poquito y se queda por encima de cómo estaba antes de la crisis. Por primera vez hemos visto que las medidas que se han tomado han hecho disminuir un poco la pobreza, pero no sabemos si eso es una tendencia o no.

-¿Confía en que en 2030 se hayan cumplido los objetivos de las metas y ODS 1?

-Es muy difícil cumplirlos, pero si nos ponemos a ello podemos y sabemos cómo hacerlo. Lo único que puede fallar es la voluntad política. También depende que la ciudadanía empuje con energía y así hacer que los políticos cumplan con las obligaciones que ellos mismos han firmado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios