Escolares en gimnasia. / Archivo

Obesidad y pobreza, más unidos que nunca

Los comedores escolares, un espacio saludable, se han convertido en un lujo que no se pueden permitir muchas familias

José A. González
JOSÉ A. GONZÁLEZ Madrid

¿Bollycao o pieza de fruta? Una elección para la merienda de los más jóvenes en la que influyen multitud de factores: gustos, preocupación por la salud de los pequeños, disponibilidad de los alimentos y dinero. «En nuestro país, la tasa de obesidad infantil es el doble entre las familias más pobres que las más ricas. Cuando hay dificultades económicas, se tiende a dejar de lado patrones saludables», señala Alberto Garzón, ministro de Consumo. La obesidad infantil también va de clases.

La dieta mediterránea pasa de largo en los niños y niñas españoles. España, junto a Chipre e Italia, lidera el ranking europeo de obesidad infantil. En la Unión Europea, de media, cerca de uno de cada ocho niños y niñas de entre 7 y 8 años sufre de obesidad, pero, en España, «la media es uno de cada cinco», explica Cristina Junquera, responsable de Incidencia Política y Estudios de Unicef España.

«Todo el mundo tiene derecho a acceder a verduras, a frutas o a leche», asegura Junquera. Una cesta de la compra que es mucho más cara que en la vuelta al cole del año pasado. El precio de la leche ha aumentado este 2022 un 19,4%; el de la fruta, un 8,4%; los huevos, un 19,9% y las legumbres y hortalizas, un 6,2%. «No podemos permitirnos que las familias no puedan dar a sus hijos estos nutrientes», avisa. «Las dietas ricas en azúcares, grasas hidrogenadas, alimentos ultraprocesados y comida rápida son perjudiciales para la salud infantil y conllevan también un aumento de peso», añade el informe 'Adiós a la dieta mediterránea' de Save the Children.

El dinero, factor clave

La actividad física, las horas de descanso, el uso de pantallas, aspectos culturales y biológicos y la dieta son algunos de los principales determinantes de la obesidad y el sobrepeso. Estos son los conocidos hábitos saludables, pero también inciden los económicos y no solo por no llegar a final de mes. «No podemos olvidar que los barrios más pobres tienden a concentrar mayor número de restaurantes y establecimientos de comida rápida», indica Andrés Conde, director general de Save the Children.

El nivel de renta familiar llena de una forma u otra la cesta de la compra. En números, se traduce en que el 18,1% de los niños y niñas de hogares con ingresos más bajos consume a diario dulces frente al 10% de los niños y niñas de con mayor renta.

La malnutrición de niños y niñas, en forma de sobrepeso y obesidad, «es una epidemia en España», denuncia la oenegé Save the Children. En España, la Estrategia NAOS (Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) estimó en 2005 que los costes directos e indirectos asociados a la obesidad suponían un 7% del gasto sanitario total, lo que representaba en su momento unos 2.500 millones de euros anuales. «La obesidad que puede traer enfermedades en el futuro», comenta Junquera.

El comedor, un lujo

Los comedores escolares desempeñan una función fundamental desde el punto de vista nutricional y también educativo. «En estos espacios, los niños aprenden a comer de forma saludable y luego lo trasladan a la familia», señala Junquera.

No obstante, el porcentaje de centros que ofertan comedor escolar como servicio complementario varía según el tipo de centro (público o privado), según el nivel educativo (educación infantil, primaria, secundaria y bachillerato) y, además, el menú ofertado es muy diferente, según el centro y la región.

Según datos del Estudio de Alimentación, Actividad física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España (ALADINO 2019), los comedores escolares de gestión directa con cocina propia son minoría, en torno al 49,2% del total de centros de educación primaria que ofertan el servicio. En Andalucía, por ejemplo, solo el 8,5% de las escuelas disponen de cocina propia, frente al 76% de Galicia.

El precio medio del comedor es de 4,6 euros por día. Los precios oscilan entre los 3,5 euros y los 6,5 euros, siendo Baleares, Cataluña y Navarra los sitios más caros

Un servicio esencial para muchas familias que se ha convertido en un auténtico lujo. «En muchas familias el gasto del comedor supone el 50% del total del gasto escolar», apunta la responsable de Incidencia Política y Estudios de Unicef España. «Es inadmisible», añade.

El precio medio del comedor es de 4,6 euros por día. Los precios oscilan entre los 3,5 euros y los 6,5 euros, siendo Baleares, Cataluña y Navarra los sitios más caros. Con un porcentaje del 27,4% de niños y niñas en situación de pobreza según el INE, solo el 11,2% del alumnado percibe beca comedor. Por regiones, el País Vasco ofrece cobertura completa por encima de su tasa de pobreza mientras que Murcia, Melilla, Islas Baleares y Cantabria apenas llegan al 5% de esos menores.

«El comedor escolar es fundamental, es un gasto muy alto para las familias y es un espacio realmente crucial para favorecer la alimentación saludable», denuncia Junquera. «Reivindicamos que sea un derecho el poder acceder a estos comedores», añade.