Borrar
Las razones por las que WhatsApp puede cerrarte la cuenta
Tecnología

Las razones por las que WhatsApp puede cerrarte la cuenta

La aplicación de mensajería trabaja en un sistema de restricciones temporales: te explicamos qué debes hacer si te suspenden la cuenta

J. Castillo

Lunes, 20 de mayo 2024, 17:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

WhatsApp, como cualquier otra plataforma o servicio, está supeditado a una serie de términos y condiciones en las que pocas veces reparamos. Las mismas estipulan la posibilidad de perder acceso a nuestra cuenta en la aplicación de mensajería instantánea, sea de forma temporal o permanente.

Ahora, según hemos sabido por el portal especializado WABetaInfo, los de Meta trabajan en una opción intermedia para 'castigar' a quienes incumplan las normas. La funcionalidad en cuestión se denomina 'restricción de cuenta' y consiste en algo así como un toque de atención para aquellos perfiles que acostumbren a enviar mensajes abusivos, automáticos o muy reiterados.

Aunque WhatsApp no tiene acceso al contenido específico de nuestros mensajes (se encuentran encriptados de extremo a extremo), la aplicación atesora herramientas de detección basadas en patrones de conducta. Gracias a éstas determina si un usuario está enviando mensajes a decenas de contactos al mismo tiempo, lo que debería mantener a raya a las cuentas encomendadas a las estafas o el spam telefónico. También a posibles acosadores, que inundan a su víctima con misivas constantes en un intento por controlarla o intimidarla.

Al restringir una cuenta, su propietario podrá seguir recibiendo y respondiendo mensajes en aquellos chats o grupos de conversación de los que formara parte con anterioridad, pero quedará exento de crear o acceder a otros nuevos durante un periodo de tiempo. La idea, explican desde WhatsApp, es que el usuario sancionado reflexione sobre su comportamiento y evite incurrir en las mismas prácticas a futuro.

El tiempo dirá si esta medida contribuye a una utilización más responsable de una plataforma que, en cualquier caso, podrá seguir cerrando cuentas sin previo aviso cuando las infracciones resulten especialmente graves. Estos son los casos a evitar si no queremos perder acceso tanto a nuestras conversaciones como a los documentos e información de valor que contienen:

Usar versiones alternativas de WhatsApp: De cuando en cuando aparecen versiones 'premium' de WhatsApp que prometen funciones exclusivas o coloridas variaciones de interfaz. Muchas esconden estafas en toda regla y otras cumplen lo que prometen, aunque no están autorizadas por Meta. Instalarlas nos arriesga a ser 'baneados' en cualquier momento (primero temporalmente y, si no hacemos caso omiso, a perpetuidad).

Difundir noticias falsas: Muchos de los mensajes que recibimos marcados con un 'reenviado' son noticias falsas difundidas a lo largo y ancho de WhatsApp. Si alguno de los receptores denuncia la misiva, los responsables de la aplicación pueden terminar sancionando nuestra cuenta. De igual modo si nos dedicamos a compartir difamaciones o calumnias.

Usar aplicaciones para espiar a otros o descargar datos de WhatsApp: Existen numerosas apps de terceros diseñadas para descargar estados ajenos o el contenido multimedia de nuestros chats. Algunas incluso nos notifican cada vez que cierto contacto figura 'en línea'. Aunque es difícil que WhatsApp nos pille usándolas, hacerlo puede meternos en problemas.

Enviar spam y contenido malicioso: Por supuesto, usar WhatsApp para enviar mensajes publicitarios de forma masiva o programas informáticos maliciosos ('malware'), está terminante prohibido y deriva en el cierre ipso facto de cualquier cuenta.

Amenazar a otros usuarios o cometer delitos: Tampoco es aceptable el envío de mensajes «amenazantes, intimidantes, acosadores, que inciten al odio o resulten ofensivos desde el punto de vista racial o étnico», explica WhatsApp en sus términos y condiciones, a lo que añade la promoción de «conductas ilegales o inadecuadas como los delitos violentos, la explotación infantil -contenido pedófilo inclusive- o la coordinación de conductas dañinas».

Ser denunciado (o bloqueado) por muchas personas: Como ya hemos señalado, la mayoría de estos supuestos se evidencian cuando muchas personas bloquean o denuncian nuestra cuenta, lo que nos pone en el foco de los inspectores de WhatsApp. Por este motivo, tampoco está de más que dediquemos unos segundos a denunciar todas aquellas cuentas de desconocidos que nos escriben con intenciones poco claras.

Finalmente, WhatsApp puede cerrarnos la cuenta si ésta se mantiene inactiva durante más de cuatro meses. Para evitarlo no es necesario que enviemos mensajes, pero sí que mantengamos la app instalada en un smartphone con conexión a Internet.

¿Y si me suspenden la cuenta?

Si la suspensión es temporal deberemos esperar el tiempo de sanción estipulado para volver a usar WhatsApp con normalidad, pero la cosa cambia si nos castigan de forma permanente (aparecerá el mensaje 'Tu número de teléfono está suspendido en WhatsApp'). En este caso debemos apelar la decisión a través del formulario de contacto disponible en la página de soporte de WhatsApp, enviando un correo electrónico a 'support@support.whatsapp.com' o pulsando sobre el botón de 'Soporte' que aparecerá si intentamos reinstalar la aplicación. Deberíamos recibir una respuesta en firme al cabo de 72 horas, de lo contrario, la única opción será crear un perfil nuevo con otro número de teléfono.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios