Borrar
Por qué te interesa tener un 'anillo inteligente'

Por qué te interesa tener un 'anillo inteligente'

Después de los 'smartwatches' llegan los anillos que monitorizan algunas de nuestras funciones vitales. Descubre en qué pueden ayudarte en el día a día

J. Castillo

Miércoles, 31 de enero 2024, 23:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La llegada de los relojes inteligentes marcó un antes y un después para el segmento de los 'wearables', esos dispositivos inteligentes que hemos de llevar puestos como si fuesen un complemento más de nuestro armario. Tal vez porque su función prioritaria (dar la hora) lleva interiorizada desde aquel primer reloj de pulsera que Abraham-Louis Breguet diseñó para una de las hermanas pequeñas de Napoleón, hace más de dos siglos.

Con la excusa de reemplazar a los relojes de toda la vida, estos 'smartwatches' llegaron a nuestras muñecas para descubrirnos todo un mundo de funcionalidades sin las que ya no podemos vivir: permiten consultar a un vistazo los últimos mensajes de WhatsApp, programar temporizadores, contestar llamadas telefónicas e incluso monitorizar nuestros entrenamientos. No por nada, la firma de análisis Statista prevé la venta de 258 millones de unidades en 2025 (frente a los 37 millones despachados en los anales de esta categoría de producto, allá por 2016).

Con Apple dominando la venta de smartwatches por un amplio margen, competidoras directas como Samsung han decidido mirar a otros nichos de mercado. Más concretamente al de los anillos inteligentes, apenas explotado. Así, los surcoreanos tienen la opción de adelantarse a la manzana mordida como el primer gran fabricante en pugnar por nuestro índice.

Porque sí, el apodado 'Galaxy Ring' (presentado por Samsung el pasado 17 de enero) deberá colocarse en dicho dedo para arrojar unas mediciones precisas, explicaron sus responsables. ¿Qué datos recopilará? Por el momento se han enumerado el ritmo cardíaco, las horas de sueño y los minutos que permanecemos activos al cabo del día. En definitiva, nada que no puedan hacer un Apple o un Galaxy Watch.

¿Más cómodos que un reloj?

Lógico preguntarse entonces por la razón de ser de estos aparatos. Fundamentalmente la comodidad y la autonomía: muchos relojes son pesados y, aunque consiguen que no estemos pendientes del móvil, pueden resultar intrusivos o desconcentrarnos (durante la proyección de una película, en plena reunión de trabajo...). Además, los modelos más avanzados apenas aguantan una jornada de batería, sobre todo si cuentan con datos móviles integrados y solemos ir al gimnasio.

Un anillo de la firma Ultrahuman.
Un anillo de la firma Ultrahuman.

Los anillos inteligentes, por su parte, carecen de pantalla y están diseñados bajo un factor de forma lo más contenido posible: el mentado Galaxy Ring albergará un conjunto de circuitos flexibles y apostará por el titanio en pos de la ligereza. Todo ello con unas baterías pensadas para aguantar hasta una semana, lo que nos evita tirar de cargador cada noche. Es más, ya no estamos obligados a dormir con el smartwatch puesto para registrar nuestro tiempo de sueño (algo que para muchos se antoja bastante incómodo): podemos dejarlo en la mesilla mientras el anillo de marras se encarga del resto.

La buena autonomía permite además que estos 'rings' (vinculados a un smartphone mediante su propia app) lleven a cabo mediciones de forma continua, por contra de unos relojes que están obligados a espaciarlas para no apagarse antes de tiempo. Esto arrojará unos datos de salud bastante más certeros de cara a la consulta de cualquier médico, nutricionista o entrenador personal.

Un universo de funciones: ciclo menstrual, mediciones de glucosa...

Si bien el Galaxy Ring no llegará a las tiendas hasta finales de año (en diferentes acabados y tallas), ya encontramos algunos modelos disponibles. El último de Oura mide el oxígeno en sangre, nos aconseja la mejor hora para acostarnos e incluso identifica los síntomas del estrés para ayudarnos a gestionarlo a largo plazo.

Sin embargo, las funciones más llamativas tienen que ver con la detección temprana de enfermedades y la salud femenina. Respecto al primer punto, el anillo «monitoriza las tendencias de temperatura y la variabilidad de la frecuencia cardíaca para identificar posibles síntomas de fiebre o enfermedad». Dichas tendencias también permiten «predecir con precisión las fases del ciclo menstrual y ofrecer recomendaciones personalizadas en función de los patrones de salud y los niveles hormonales de la usuaria». Es más, para la siguiente generación del aparato, Oura confía en predecir el inicio de la menopausia y adelantarse así a los primeros sofocos.

La empresa Circular también tiene disponible su Ring Slim, con mediciones del ritmo circadiano, vibración hápticas y sensores LED; mientras que Amazfit acaba de presentar el Helio Smart Ring, con funciones centradas en la salud mental.

Ya de cara al próximo lustro, en torno a 2029, los ingenieros de Samsung persiguen un anillo capaz de realizar mediciones continuas de los niveles de glucosa, algo que hasta ahora requiere de sensores reemplazables cada ciertos días. Esto supondría el espaldarazo definitivo a los anillos inteligentes entre los enfermos de diabetes, explicó a Bloomberg el director médico de Samsung, Hon Pak: «Actualmente investigamos la miniaturización de aquellas tecnologías capaces de controlar los índices de glucosa en cualquier sentido. La medición continua tanto de ésta como de la presión arterial elevará a nuevas cotas el mercado de los dispositivos relacionados con la salud». Por supuesto, Apple también lleva años investigando para conseguir que su reloj mida la glucosa sin pinchazos de por medio, pero todo apunta a que sus esfuerzos no avanzan al ritmo esperado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios