Borrar
Directo La actividad comercial en zonas rurales, a debate en el Parlamento de Canarias
El viejuno (y muy barato) invento que ayuda a conseguir abdominales de acero

El viejuno (y muy barato) invento que ayuda a conseguir abdominales de acero

La rueda que se utiliza para fortalecer estos músculos comenzó a emplearse en los años 30 y es uno de los mejores dispositivos para el core

Sábado, 20 de abril 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En este momento del siglo, tener la tableta, el 'six-pack', la tabla de lavar, etc.. es uno de los símbolos de estatus más deseados por hombres y mujeres. La dificultad para conseguirlo es lo que le otorga el mérito y las leyendas que lo rodean, así como todos los trucos, pseudotrucos, dietas, aparatos y rutinas que se han generado a su alrededor.

Además, hay toda una industria en torno a esos abdominales soñados. Dentro de los negocios millonarios que se han creado alrededor del 'six pack', uno de los elementos más antiguos y que tiene el aval de los expertos es la denominada rueda abdominal o 'abs wheel' o 'abs roller'. Este sencillo y barato dispositivo –hay modelos por menos de diez euros– puede verse en casi todos los gimnasios, aunque otra cosa es que se sepa cómo sacarle el mejor partido.

La rueda abdominal no puede ser más sencilla: un asa insertada en una rueda. No hay más. La forma de utilizarla también es simple, pero exige una serie de precauciones para no lesionarse. Para realizar el ejercicio básico hay que ponerse de rodillas, sujetar la rueda con las manos, justo debajo de los hombros, retraer la pelvis y dejarse caer hacia adelante. Ese movimiento hay que realizarlo con el 'core' en tensión –en una posición idéntica al 'crunch' o encogimiento abdominal–. El cuerpo se desplaza hacia el frente y, tras alcanzar una posición extendida, regresa a la postura inicial con la fuerza del tronco. Si se extienden demasiado los brazos, los hombros van a soportar parte de la carga y si la zona media del cuerpo se hunde, los lumbares pueden sufrir demasiado.

Su gran ventaja es que activa el abdomen, los oblicuos y el erector de la columna, pero también el dorsal, el glúteo y los deltoides. Practicado con rigor, consume más calorías que el ejercicio abdominal clásico, pero además reduce el riesgo de lesiones en la espalda.

El experto en 'fitness' Marcos Vázquez, por ejemplo, recomienda a los novatos comenzar realizando el ejercicio frente a una pared, de tal forma que haya un tope y el cuerpo no se elongue al máximo, lo que podía provocar una lesión en el caso de que alguien se cayese de bruces contra el suelo. Además, considera que es necesaria una preparación básica antes de comenzar a realizar este ejercicio. ¿Cómo saber si podremos usar la rueda? El experto apunta que si somos capaces de hacer una plancha durante 45 segundos o entre 10 y 15 flexiones no deberíamos tener problemas.

Condición física

Todos los expertos destacan que es muy importante hacer uso de la rueda con los abdominales en tensión durante todo el recorrido para evitar que se produzcan daños en la espalda baja. Los deportistas con más nivel lo pueden realizar apoyándose en los pies en vez de en las rodillas, un reto que exige estar en muy buena condición física.

Versión de la rueda abdominal de los años 30.
Versión de la rueda abdominal de los años 30. Conor Heffernan

Para quienes creen que la moda de la tableta es algo reciente, un dato importante: este aparato existía ya en los años 30. En aquella época, la idea de tener unos abdominales en los que se pueda rallar queso también formaba parte de los patrones estéticos dominantes. Conor Heffernan, experto en la historia del fitness de la Universidad del Ulster, ha indagado en la historia de este aparato. Los primeros objetos que se utilizaron para un ejercicio similar se colocaban en los pies y obligaban a realizar un movimiento de encogimiento de todo el cuerpo. La gran explosión de la rueda abdominal no se produjo hasta los años 60, cuando el culto al cuerpo comenzó a extenderse por el mundo gracias al cine juvenil de Hollywood. En esos años la empresa Baruch comercializó el primer dispositivo de este tipo con el nombre de 'Reduce-A-Wheel'. La publicidad la promocionaba como un aparato desarrollado por expertos en «ciencias de la salud». Según sus creadores, el aparato ayudaba a reducir el estómago y conseguir «salud y felicidad» con tan solo minuto y medio de trabajo, cinco minutos al día.

La rueda abdominal desarrollada en los años 50.
La rueda abdominal desarrollada en los años 50. Conor Heffernan

En los 90 se produjo la gran explosión de este dispositivo. La empresa 'Ab Roller' llegó a ganar 100 millones de dólares con su venta solo en 1996. A partir del cambio de siglo, la tecnología se incluyó en estos aparatos. Así se crearon ruedas abdominales con contadores digitales de las repeticiones o modelos con zonas acolchadas para colocar los antebrazos y pinzas para sujetar el teléfono móvil para ver la pantalla mientras se realiza el ejercicio. Estas mejoras han hecho que el precio se multiplique por seis y alcance los sesenta euros en algunos casos.

En cualquier caso, es un ejercicio sencillo pero que exige un buen control del cuerpo para activar los abdominales. Es un paso más hacia el soñado 'six pack' pero el camino, como todos los expertos recalcan, está más en la cocina y la dieta que en la rueda mágica.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios