Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 30 de noviembre
Cómo sacarle chispas al microondas

Cómo sacarle chispas al microondas

Este aparato puede convertirse en un gran aliado en la cocina si aprendemos a utilizarlo bien

Viernes, 22 de septiembre 2023, 17:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El microondas es uno de esos electrodomésticos que solemos usar prácticamente a diario. Sin embargo, apenas le sacamos partido más allá de calentar la leche por las mañanas o descongelar la cena de vez en cuando. ¿Sabías que se puede hacer desde un bizcocho a una merluza o que existen ollas a presión específicas para meter dentro? Repasamos las principales prestaciones de un aparato que siempre ha estado rodeado de una especie de leyenda negra que no le hace justicia.

«Como toda tecnología más o menos reciente, genera miedo y dudas.Pasó en su día con la radio y ahora con los móviles. Una buena historieta de miedo siempre vende más que la realidad... sobre todo si es científica», argumentan los técnicos de la Fundación Alícia, centro pionero en investigación culinaria, en su libro 'Cocina con microondas' (Ed. Larousse), donde enseñan a sacarle chispas a un electrodoméstico inventado hace casi siete décadas y cuyo precio medio se sitúa en torno a los 70 euros para los modelos más sencillos sin grill.

Uno de los principales mitos en torno al uso de los microondas es que las radiaciones que emite el aparato modifican la composición de los alimentos y que incluso pueden salir al exterior. «Ambas creencias son falsas. Las ondas calientan la comida porque hacen vibrar sus moléculas, pero en ningún caso cambian los átomos ni la convierten en radioactiva. Tampoco pueden atravesar las paredes ni la rejilla de la puerta. Incluso en el caso de que el aparato estuviera deteriorado y tuviese fugas, las ondas de la radiación pierden intensidad tan rápidamente que no suponen ningún peligro», aclaran en la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). También es falso que un móvil sirva para detectar si hay fugas.

Volumen publicitado y el real

Cuando vamos a comprar un microondas, otro de los aspectos que más confusión genera es su capacidad. «Y esto es porque el volumen anunciado por el fabricante no tiene nada que ver con el real, ya que en un electrodoméstico de estas características no se puede aprovechar la totalidad del espacio. Es decir, el recipiente que se introduce en el interior tiene que ocupar el tamaño del plato giratorio como máximo. De ahí que el volumen real sea el del recipiente más grande que pueda girar en el interior y suele ser algo menos de la mitad de lo que indican los fabricantes», advierten en la OCU.

Aunque la mayoría de los modelos que se comercializan en nuestro país suelen tener plato giratorio, también existen en el mercado aparatos que prescinden de este accesorio y en su lugar llevan una base cerámica bajo la que se sitúa la fuente emisora de ondas. «De este modo, se puede aprovechar todo el interior del electrodoméstico e introducir recipientes de forma rectangular. Este tipo de microondas son más fáciles de limpiar que los de plato, pero también son bastante más caros», explican los técnicos.

Potencia

De 750W, 800W, 900W... «Estos electrodomésticos se publicitan con una determinada potencia que es con la que se calientan los alimentos. Sin embargo, la potencia eléctrica del aparato, que es la que define el consumo energético, es mucho mayor. Un aparato de 900W, por ejemplo, consume prácticamente el doble de luz», explican en la asociación de consumidores. La buena noticia es que al tratarse de un aparato que se utiliza poco tiempo, apenas se nota en la factura de la luz: diez minutos al día a máxima potencia suponen un desembolso de dos euros al mes.

Cómo se cocina

Cuentan en el libro 'Cocina con microondas' que si nos molestamos en aprender a utilizarlo bien, podemos preparar un buen número de platos sanos de manera rápida y sostenible. «El primer paso es cambiar el chip. No tenemos que copiar de otras maneras de cocinar: debemos utilizar los utensilios y tiempos correctos». Una de las claves es adecuar la potencia del aparato y el tiempo a la cantidad de lo que vamos a cocinar.

«Casi todas las recetas requieren máxima potencia, aunque los alimentos con menor humedad o congelados se hacen a menos. Por ejemplo, 150 gramos de merluza a 800W tardan entre uno y un minuto y medio en prepararse. Mientras que a la plancha se necesitan por lo menos cuatro», precisan en la Fundación Alícia. Eso sí, con las carnes hay que tener especial cuidado porque es más difícil cogerle el punto que a verduras o cremas, que son mucho más sencillas de cocinar. Con el chocolate también hay que ser muy cuidadoso porque se quema con mucha facilidad.

La limpieza, paso a paso

Con el microondas se cumple la máxima de que no es más limpio el que más lava sino el que menos ensucia, bromean los técnicos. Así que para evitar salpicaduras y desbordamientos indeseados «tapa los recipientes –no herméticamente– o coloca una tapa protectora de plástico para que los alimentos no salten». Segundo consejo: seca inmediatamente el exceso de vapor con un trapo para evitar que los revestimientos se oxiden con el paso del tiempo o entre algún líquido en las hendiduras del aparato. No uses estropajo ni rascador y lava el plato giratorio en el lavavajillas.

Por último, para ablandar las manchas incrustadas se puede usar limón. «Exprímelo en un recipiente con agua y déjalo sumergido dentro. Introdúcelo en el interior del microondas y ponlo diez minutos a máxima potencia. Espera un poco a que desaparezca el vapor y limpia con un trapo».

Lo último: olla exprés para microondas

Además de calentar o descongelar la comida, el microondas también permite cocinar platos más elaborados con la ayuda de los accesorios adecuados. Lo último de lo último son las ollas exprés, diseñadas específicamente para este aparato. «Están hechas de material plástico y llevan una válvula que indica la presión interior para saber cúando se puede abrir la tapa después de la cocción», explican en la OCU. Para cocinar basta con introducir el alimento en el recipiente y echar una cierta cantidad de agua. En este sentido, los fabricante aconsejan ponerla a máxima potencia durante media hora como mucho y evitar aceites o caldos grasos «porque se alcanzan temperaturas muy altas y el recipiente es de plástico». El tiempo se cocción se reduce entre un 20% y un 25% respecto al cocinado normal en un microondas. ¿Inconvenientes? Son pequeñas y nada baratas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios