Borrar
¿Qué son los fondos de inversión?

¿Qué son los fondos de inversión?

Es importante tener claro antes de contratar cualquier producto financiero que mayor rentabilidad implica asumir mayores riesgos

Isaac Asenjo

Madrid

Miércoles, 28 de diciembre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

El inicio de año suele ir acompañado de una lista de propósitos entre los que casi siempre está el de ahorrar. El primer paso es plantearse unos objetivos realistas, ya que no será lo mismo si queremos irnos de viaje en verano, comprarnos una casa o ahorrar para la jubilación. Si nos marcamos un plazo de una década o más escuchará cada vez más la opción de los fondos de inversión, un intrumento financiero que está presente en el mundo del fútbol, grandes tecnológicas y hasta en el mercado de la vivienda. Y como no todo el mundo está familiarizado con el sector financiero, lo primero es saber en qué consisten y a quién se dirige.

Acceso a múltiples mercados

De forma sencilla podemos definir el fondo de inversión como una bolsa de dinero conjunta a la que aportan cantidades distintos ahorradores. Hay una idea generalizada de que los fondos de inversión son solo para gente que tiene mucho dinero, sin embargo, los expertos indican que son aptos para cualquiera que quiera participar en ellos, ya que en muchos la aportación mínima es de menos de 100 euros. «Agrupa a un gran número de personas que realizan aportaciones de dinero, y un gestor decide dónde invertir. Las opciones son múltiples: acciones, renta fija, inmobiliarias, materias primas, otros fondos de inversión...O incluso una mezcla de todos ellos», explica Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas.

Si la inversión realizada obtiene rentabilidad, la persona que ha aportado su dinero al fondo gana un porcentaje de lo que ha metido. «Podemos decir que son el vehículo financiero más asequible que existe para el ciudadano de a pie; le da la misma rentabilidad al que mete 100 que al que mete 10.000», indica Juan Antonio Belmonte, experto de la Asociación Española de Asesores y Planificadores Financieros (EFPA).

Ventajas y riesgos

«Todos los meses el gestor te advierte cómo va tu cartera contratada y conoces el precio de tu participación rápidamente; si eres un inversor miedoso tu dinero se metería en una cartera preparada en fondos diversificados en los que el riesgo es menor, con mucha renta fija (es menos rentable, pero más estable) y menos acciones, por ejemplo», detalla el economista. Una de las principales ventajas fiscales de los fondos «es no tener que tributar hasta el momento del reembolso definitivo y hasta ese momento no pasas por Hacienda –lo que se conoce como 'diferimiento fiscal'. Se puede mover el dinero de un fondo a otro sin coste según sea el interés de cada uno», apunta Belmonte.

Eso sí, aquí no hay magia alguna. Es importante tener claro antes de contratar cualquier producto financiero que mayor rentabilidad implica asumir mayores riesgos. En todo caso, esa información la conoceremos al contrar el producto. «No es lo mismo que metan el dinero en minas de oro de sudáfrica que en el bono americano; el riesgo sin duda es diferente», cuenta Belmonte, que ahonda en que los fondos tradicionales pueden perder más o menos, pero que de la noche a la mañana pierdan todo su valor, es impensable en nuestro sistema económico.

Una figura que hemos escuchado mucho pero que no tiene que ver con los tradicionales, son los llamado fondos 'buitre'. «Normalmente lo manejan gestoras que compran viviendas, locales, edificios... que luego revenden; el inversor de a pie no tiene acceso a ellos de forma sencilla como pasa en los de inversión tradicional», puntualiza Antonio Belmonte.

Un buen asesor

Para acceder a uno de estos fondos podemos acudir directamente a una sucursal bancaria u optar por alguna gestora independiente. Los expertos recomiendan, eso sí, que se haga la operación de la mano de un asesor financiero que nos oriente al principio. «Nada de buscar en Internet y contratar el primero que veamos», advierte el experto de EFPA, que cuenta que aquí se comete un error grande, lo que llaman los economistas 'efecto retrovisor': comprar en base a rentabilidades pasadas. «La Bolsa por ejemplo subió mucho en 2021 y ahí iban todos los clientes al año siguiente...un buen gestor adaptará la inversión a los movimientos del mercado».

Una regla de oro: la paciencia

Alejandro Martín Toledo, gestor de fondos de Horos AM, recomienda sólo invertir aquel dinero que sepamos que no vamos a necesitar en nuestro día a día, incluso si tuviéramos algún contratiempo importante poder realizarlo sin agobio alguno. El fondo es el ahorro más popular que hay pero para el que se necesita tiempo.

Martín sugiere que la inversión sea como mínimo de cinco años «debido a la volatibilidad de los mercados» y, apunta a la paciencia como gran regla de oro para la rentabilidad: «El tiempo siempre juega a favor en un proceso de inversión con visión de largo plazo». Y para esto nos indica un ejemplo de inversor paciente con su experiencia propia: «Nuestros fondos han sufrido a lo largo de su historia caídas medias del 15% al año y rentabilidades anuales por encima del 11% en una de nuestras estrategias y más de un 9% en la otra. El inversor, a cambio de una mayor volatilidad, recibe una rentabilidad que compensa de sobra».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticia patrocinada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios