Practique su magia con este sencillo truco

Solo necesita los cuatro ases de una baraja francesa y un estuche

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

R. Parrado

1

El material

Los únicos elementos necesarios para realizar este truco son los cuatro ases de una baraja francesa (el de tréboles, el de diamantes, el de corazones y el de picas) y su correspondiente estuche o una caja de un tamaño similar que no permita que las cartas se den la vuelta si se agita.

R. Parrado

2

La posición

Antes de empezar el truco, debemos colocar los cuatro ases con las figuras al derecho. Es decir, la pica y el trébol tienen que tener el tronco mirando hacia abajo y el corazón su parte curva mirando hacia arriba. El rombo tiene cuatro lados iguales, así que da igual en qué posición se coloque.

R. Parrado

3

La elección

Una vez hecho esto, barajamos las cartas y las colocamos boca abajo en la mesa. Les otorgamos un número del 1 al 4 y le pedimos al espectador que escoja una. Cuando lo haga, levantaremos la carta por el extremo más cercano al espectador y más lejano a nosotros, tal como muestra el dibujo.

R. Parrado

4

El truco

Aquí radica el truco. Cuando le enseñemos la carta al espectador, giraremos la muñeca 180 grados para mostrarla dada la vuelta, con el fin de colocarla ya girada en el tapete. De esta forma, tres cartas estarán al derecho, según las hemos colocado inicialmente; y la del espectador, al revés.

R. Parrado

5

El espectáculo

Entonces cogeremos todas las cartas y las barajaremos nuevamente para que no parezca que hemos hecho truco alguno. Las meteremos en el estuche y lo agitaremos cerca de nuestro oído, haciendo pensar al espectador que las propias cartas nos están diciendo cuál es la que ha elegido.

R. Parrado

6

La magia

A continuación, las iremos sacando de la caja una a una y las colocaremos boca arriba en el tapete. La carta que aparezca con una orientación diferente a las otras será la del espectador. Por ejemplo, en la imagen es el as de corazones. Si todas las cartas muestran la misma orientación, la del espectador será el as de rombos.