Idealización del despliegue de satélites de Starlik de la empresa Space X. / SpaceX/Vídeo: Atlas

Una tormenta geomagnética malogra el despliegue 40 satélites Starlink

La perturbación ocurrida el pasado día 4 ha hecho que estos ingenios de SpaceX vuelvan a entrar en la atmósfera terrestre donde se destruirán

EUROPA PRESS

El despliegue en órbita de una tanda de 49 satélites de la constelación Starlink de SpaceX lanzada con éxito el 3 de febrero se ha visto significativamente afectado por una tormenta geomagnética. Al menos 40 de los ingenios espaciales han vuelto a entrar en la atmófera terrestre donde se destruirán antes de caer a tierra.

Según informa la compañía de Elon Musk, estas tormentas hacen que la atmósfera se caliente y que aumente la densidad atmosférica en nuestras bajas altitudes de despliegue. De hecho, el GPS a bordo sugiere que la velocidad de escalada y la severidad de la tormenta hicieron que la resistencia atmosférica aumentara hasta un 50% más que durante los lanzamientos anteriores.

Tras detectarse la tormenta el 4 de febrero, el equipo de Starlink ordenó a los satélites que entraran en un modo seguro en el que volarían de canto (como una hoja de papel) para minimizar el arrastre, para «protegerse de la tormenta» de manera efectiva, y continuó trabajando en estrecha colaboración con la Fuerza Espacial de EE UU y LeoLabs para proporcionar actualizaciones sobre los satélites basadas en radares terrestres.

El análisis preliminar muestra que el aumento de la resistencia a bajas altitudes «impidió que los satélites abandonaran el modo seguro para comenzar las maniobras de elevación de la órbita, y hasta 40 de los satélites volverán a entrar o ya han vuelto a entrar en la atmósfera terrestre». SpaceX afirma que estos satélites que salen de órbita presentan un riesgo de colisión cero con otros satélites y, por diseño, desaparecen al volver a entrar en la atmósfera, lo que significa que «no se crean desechos orbitales y ninguna parte del satélite golpea el suelo».