Una inundación en la residencia de Taliarte afecta a 53 ancianos

07/12/2019

La madrugada del jueves fue movida para los usuarios y el personal de la Residencia Mixta de Taliarte.

La intensa lluvia que cayó sobre Telde durante toda la noche provocó filtraciones de agua e inundaciones en el ala sur de la cuarta planta, lo que obligó que hasta 53 ancianos tuvieran que ser evacuados de sus habitaciones y reubicados en otras plantas del centro sociosanitario, así como en los pasillos y el propio salón de actos, ubicado en la zona baja. Un trabajo que se desarrolló con la ayuda de efectivos del cuerpo de bomberos y de la Policía Local y Nacional.

Ya por el día, el Cabildo insular actuó con celeridad para reubicar a las personas mayores afectadas a otros centros de la isla ubicados en Santa Brígida, Arucas, Hoya de la Plata, Vecindario y El Sabinal. Estos usuarios, que se encuentran sin daños y en buen estado, no volverán a Taliarte hasta que concluyan los trabajos en la cubierta. «Los técnicos explican que ahora hay que esperar a que se seque la cubierta, por lo que las obras no se retomarán hasta enero», comenta Juan Díaz, consejero de Empleo y Desarrollo Local que sustituye a Isabel Mena en Servicios Sociales. Hasta entonces -los arreglos no terminarán hasta febrero-, la última planta de la residencia no acogerá a ningún anciano por cuestiones de seguridad.

Sobre las 2 de la madrugada se produjo la incidencia, cuando las filtraciones provocadas por las intensas precipitaciones comenzaron a afectar a los plafones y a producir desprendimientos de la pintura en los techos. La directora de la residencia tuvo que personarse inmediatamente y durante toda la noche la actividad fue intensa reubicando a los usuarios de este centro.

El retraso de las obras.

Este contratiempo se podría haber evitado si se hubiesen cumplido los plazos programados para mejorar la impermeabilización de la cubierta de la Residencia Mixta de Taliarte. Aunque prevista para verano, una estación con mucha menos probabilidad de lluvias, se retrasó hasta la pasada semana, y los afectados son 53 ancianos que tuvieron que salir de sus habitaciones en plena madrugada, y que ahora no volverán a su centro hasta febrero.