Borrar
Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. C7
Seis años de cárcel para una joven que intentó matar a su padre durante un brote psicótico

Seis años de cárcel para una joven que intentó matar a su padre durante un brote psicótico

La mujer estará obligada a que, una vez salga de prisión, permanezca otros seis años en libertad vigilada y someterse a un tratamiento médico externo adecuado a la esquizofrenia paranoide que le fue diagnosticada hace años

Efe

Santa Cruz de Tenerife

Miércoles, 19 de junio 2024, 14:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha impuesto una pena de seis años de cárcel a una joven por intentar asesinar a su padre cuando padecía un brote psicótico, por lo que se le impone el agravante de parentesco y el atenuante incompleto de trastorno mental transitorio.

La mujer estará obligada a que, una vez salga de prisión, permanezca otros seis años en libertad vigilada y someterse a un tratamiento médico externo adecuado a la esquizofrenia paranoide que le fue diagnosticada hace años.

La acusada, que residía en la casa familiar en Guía de Isora, el 1 de junio de 2023 llevó a cabo el ataque a traición a su padre cuando éste descansaba en un sillón, aunque se descartó la alevosía, tal y como en principio solicitó la Fiscalía.

En aquellas fechas la mujer llevaba un año sin tomar la medicación para tratar la enfermedad mental que sufre, lo que según se considera originó la agresión.

Por su parte, la defensa pedía la absolución al mantener que sufrió una enajenación mental cuando sucedieron los hechos debido a su enfermedad, a lo que se une una incapacidad reconocida del 65%.

Los informes periciales médicos hechos al padre, fallecido tiempo después de muerte natural, reflejan que las heridas causaron daños importantes en ambos pulmones que estuvieron a punto de provocar su colapso, lo que se pudo evitar gracias a la rápida intervención sanitaria.

Los psiquiatras dijeron que la mujer recordaba perfectamente lo que había ocurrido pero sin embargo negaba tener una enfermedad y no se acordaba de cuál era el tratamiento que recibía.

Desde el hospital la llamaban cíclicamente para ponerle una inyección mensual prescrita pero ella daba excusas diciendo que ya se la habían puesto en el centro de salud, que estaba bien y sólo reconocía padecer una depresión.

Sin embargo, los informes ratifican que sufría una psicosis y esquizofrenia paranoide que enfocaba en varias ocasiones hacia sus familiares y de hecho quince años antes había atacado a su madre.

Durante el juicio, una hermana apuntó que la procesada era la encargada de cuidar a su padre cuando éste enviudó y que era preciso siempre tratarla «con cariño» debido a su enfermedad, que «sabía que algo así iba a pasar» y dijo que llevaba tres meses sin verla porque no quería salir de la casa.

El padre declaró en su momento que no quería indemnización, relató cómo ocurrieron los hechos y tampoco quiso presentar denuncia.

Los policías que se personaron en el lugar indicaron que al ser detenida relató con tranquilidad lo ocurrido y dijo que había intentado acabar con la vida de su padre porque la trataba mal.

Tras recibir nueve cuchilladas que afectaron al tórax, una mano y una rodilla, la hija le dijo que se podía «escapar» y el hombre huyó a la calle, donde pidió ayuda a una vecina que llamó a la policía y a los servicios sanitarios.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios