La pericia del piloto evitó una tragedia en la costa de Moya

    Cargando reproductor ...
19/01/2020

Los dos ocupantes que viajaban en la avioneta precipitada al mar este domingo en la localidad grancanaria de El Altillo, en el municipio de Moya, lograron salir ilesos gracias a la pericia del piloto, que forzó el amerizaje a escasos metros de la orilla en una zona llena de arrecifes.

Los dos ocupantes que viajaban en la avioneta precipitada al mar este domingo en la localidad grancanaria de El Altillo, en el municipio de Moya, resultaron ilesos y, según han informado a Efe fuentes del 112 Canarias, pudieron alcanzar la costa por sus propios medios. La pericia del piloto resultó clave para evitar que la avería de la pequeña nave acabara en tragedia, al gobernar el vuelo hasta conseguir que la nave se posara cerca de las piscinas costeras, en una zona de arrecifes donde habitualmente el mar bate con fuerza. A primera hora de la tarde fue retirada la avioneta con una enorme grúa, y en medio de la expectación de numerosos curiosos.

La pericia del piloto evitó una tragedia en la costa de Moya

Salvamento Marítimo fue alertado por el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECOES) a las 09.25 horas , cuando recibió el aviso de la torre de control del aeropuerto de Gran Canaria informando de una avioneta que volaba con problemas de motor y dos personas a bordo; poco después varios testigos alertaron de que el aparato había amerizado a unos 20 metros de la costa. Los dos ocupantes realizaban prácticas con una escuela de vuelo.

El 112 activó de inmediato los recursos de emergencia y envió a la zona a ambulancias del Servicio de Urgencias Canario (SUC), bomberos del Consorcio de Emergencias de Gran Canaria y al helicóptero del Grupo de Emergencias y Salvamento sin que se observara contaminación marina en el lugar del impacto.

Los sanitarios del SUC pudieron comprobar que los dos ocupantes de la avioneta, que alcanzaron la orilla después de nadar unos 20 metros, no presentaban problemas de salud en el momento de la asistencia, añaden la fuentes citadas por la agencia Efe. Según algunos testigos, un fallo del motor provocó que los dos ocupantes planeasen durante varios minutos por la zona, mientras salía humo. La habilidad del piloto para evitar una caída brusca de la nave y llevarla a una zona próxima a la orilla evitó una tragedia, comentaron vecinos de la zona.

La pericia del piloto evitó una tragedia en la costa de Moya

Los bomberos ayudaron a los accidentados a recuperar sus objetos personales que estaban dentro de la avioneta que, por la fuerza de la marea, fue arrastrada hasta casi la orilla con la ayuda de los dos ocupantes, que saltaron apenas había tocado agua el avión. La bajada de la marea en las horas posteriores al accidente alejó el mar de la nave, que quedó prácticamente fuera del agua.

El helicóptero del GES se desplazó a la zona para colaborar en la localización de posibles restos que pudieran quedar a la deriva y Salvamento Marítimo también se dirige allí para comprobar si hay contaminación marina por este accidente.

El operativo se completó a primera hora de la tarde con la retirada de la avioneta, con una grúa enorme que obligó a elevar el aparato por encima de las viviendas hasta un solar cercano.