La autopsia revela que Julen sufrió politraumatismos y que cayó de pie

26/01/2019

La autopsia practicada a Julen, el niño de dos años que murió tras caer a un pozo el 13 de enero en Totalán y cuyo cadáver ha sido rescatado en la madrugada de este sábado, revela que el menor sufrió politraumatismos y que su caída fue de pie.

Los politraumatismos a raíz de una caída "libre" de 71 metros provocaron la muerte de Julen, el niño de 2 años rescatado anoche en Totalán (Málaga) después de trece días de intensos trabajos para recuperar al menor en el angosto túnel por el que se precipitó el pasado domingo 13 de enero.

La autopsia practicada esta mañana al menor revela que sufrió politraumatismos y que su caída fue de pie, han indicado a Efe tras la autopsia fuentes cercanas a la investigación, que también han destacado que el pequeño presenta erosiones compatibles con roces en la caída.

Los restos mortales del niño fueron hallados a 71 metros de profundidad -cota hasta la que se rellenó de tierra el pozo, en su origen de algo más de cien metros- y cubiertos de tierra. Por la postura en la que fue localizado, el niño cayó al pozo de forma "rápida y libre".

Una de las tesis mas probables es que, en la propia caída, se fuera desprendiendo tierra procedente de las paredes del pozo, que eran "muy imperfectas, muy arenosas", ha precisado este sábado en una comparecencia de prensa en Rincón de la Victoria (Málaga) el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

Tras la recuperación del cuerpo, ahora se inicia la investigación de todas las circunstancias de este "trágico suceso" para ver si existe algún tipo de negligencia en la caída del niño al pozo, ha indicado en Madrid el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

La autopsia revela que Julen sufrió politraumatismos y que cayó de pie

Por el momento, ha agregado Marlaska, aún no hay elementos "suficientemente contrastados para llegar a una conclusión" en el caso, del que se ha hecho cargo el juzgado de instrucción número 9 de Málaga.

Los restos mortales del pequeño fueron trasladados a las cuatro de la madrugada al Instituto de Medicina Legal de Málaga para practicarle la autopsia, que concluyó a primera hora de la tarde. Desde allí, el féretro ha sido llevado al tanatorio de la barriada malagueña de El Palo, donde residía el niño con sus padres.

Poco antes de la llegada del féretro se han vivido momentos de tensión, cuando un familiar de Julen ha increpado a los periodistas que estaban allí e incluso ha arremetido contra algunas cámaras de televisión.

Los vecinos de Totalán están consternados por el desenlace del rescate de Julen y se han congregado en el minuto de silencio que ha convocado el Ayuntamiento de esa localidad, acto que ha celebrado también el consistorio de la capital malagueña, que ha declarado tres días de luto oficial.

También emotivo ha sido el recuerdo a Julen en El Palo, un barrio que ha amanecido hoy "con el corazón partido" por sus padres, y que ha convocado una concentración con la asistencia de unas trescientas personas que ha concluido con dos minutos de silencio y la suelta de globos blancos.

"Hoy nuestro barrio está de luto, hoy lloran nuestros corazones por Julen y por sus familiares, y para esos padres no tenemos palabras de consuelo porque no creemos que existan, pero les enviamos un gran abrazo con todo nuestro cariño", ha afirmado el portavoz de la asociación de vecinos, Antonio Carmona.

Las reacciones de dolor han llegado además desde la Casa del Rey, que en su cuenta de Twitter ha expresado su "dolor más profundo"; del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha trasladado su "apoyo y cariño" a la familia, y de numerosas personalidades de la política, la cultura o el deporte.

El jefe de la Brigada de Salvamento Minero desplazada desde Asturias, Sergio Tuñón, ha trasladado el pésame a la familia del menor y ha agradecido la ayuda y el cariño recibido durante estos días de trabajo.

"No tuvimos la oportunidad de trasladar el pésame a la familia ayer, porque dadas las horas y cómo acabó todo no pudimos", ha afirmado Tuñón en una breve comparecencia ante los periodistas en el hotel de Rincón de la Victoria (Málaga) donde se aloja la brigada.

Ha añadido que su agradecimiento era "principalmente a los compañeros que participaron en el rescate, que ayudaron en todo lo que pudieron, y de manera excepcional, a toda la población y a la gente de aquí, que todos estos días nos trataron muy bien".

"Esperamos haber trabajado lo mejor que podemos, que no tengáis ninguna duda, y lo hayamos hecho lo mejor posible", ha señalado el jefe de la brigada.

Al comenzar la comparecencia, Tuñón ha sido recibido por los vecinos congregados en el lugar con aplausos y gritos de "héroes" y "muchas gracias".

El niño será enterrado mañana en el cementerio de la barriada malagueña de El Palo. La inhumación del pequeño está programada para las 13:30 horas, y previamente se celebrará un acto religioso a las 12:30 horas.